Páginas

17 abril 2013

De cuando sueñas...loterias.



Mira, en el juego de las comparaciones solo se puede perder, información gratuíta que te doy, ni siquiera hace falta que me des las gracias, lo hago encantada lo de dar info. Y además el lote va con un consejo, como no podría ser de otra manera viniendo de mi, a saber, no juegues a eso, caca.

  Es un consejo que yo no sigo, porque soy más chula que un ocho y me va la marcha (debe de ser eso). Y porque me encanta comparar algunas cosas. Otras no. Por ejemplo, no me gusta comparar los precios del Mercachona con los de Carreful,  lo odio, de hecho porque me resulta imposible acordarme de una vez para otra (y mira que puedo comprar ambientadores casi a diario) y lo que creo es que me resetean al salir de estos establecimientos, borran las cookies de mi memoria los cabrones, yo creo. 

Una vez pensé en hacer fotos con el móvil a los precios de los espaguetis y yogures y tal. De verdad, que salí con mis bolsas super orgullosa de mi plan infalible, riéndome por dentro de los cabrones reseteadores…
La siguiente vez pasé 10 minutos intentando encontrar las fotos dentro de mi móvil, sentada en un palet de turrón. Fulanito de fiesta, menganita en la playa, 8 recién nacidos que no se ni de quien son,  mi dedo, mi vestido del sábado pasao, puestas de sol, las cabronas de estas de fiesta en Ibiza, la cabrona de mi de fiesta no tengo ni puta idea de donde, fotos de comida (10.000)….total, que los precios no aparecieron y noté como los cabrones reseteadores se despollaban de mi desde su cuartito en las alturas de Mercadona. Sip ese cuartito dónde van los cilindros con pasta de las cajeras y desde donde ellos mismo llaman a ‘Maripili, vaya a la caja 4, por favor’….Descojonaos. Cabrones. Pos no me gusta.

Pero comparar otras cosas si, ¿ves?.  Lo que tengo es que, a veces, no se distinguir muy bien entre las churras y las merinas, pero eso le pasa a todo el mundo, ¿no? ¿o nunca te has encontrao tú asistiendo a una comparación entre los Beatles y los Stones? Pues eso. Pero vamos a lo que vamos, que me lias, y hoy vengo muy dispuesta a ser breve.

Yo hoy me he levantado dando un salto mortal (metafóricamente hablando, que te lo tengo que explicar todo y además sabes que tengo la elasticidad de un grillo(talpa,grillotalpa)). Como te lo narro. Insólito. Normalmente yo me levanto (desde que tengo uso de razón) deseando la muerte (soy a sí de desagradecida, que le vamos a hacer, también espero que la muerte me pille durmiendo dentro de 300 años, pero durmiendo, asumo despertarme 109.500 días  que me queden, jodida). Pero hoy no. 

Hoy me he sentido Flex (hay publicistas que no cobraron lo suficiente por sus campañas, sólo lo digo, aviso publicistas de nueva incorporación).Y lo primero que he hecho después de mi salto mortal ha sido tomar conciencia de mi estado (y hacerme un café) y recordar la única vez que me levanté similarmente (hace 12 años, el día de noche buena, en el piso de estudiantes con Carlos y Alex, just info). Y acto seguido,  he comparado los dos días. ‘oh! Aquello estuvo guay!!¿ Esto está ‘tan’ guay? ¿Soy más, igual o menos feliz que aquel día?, yo creo que soy más, pero no se, porque de aquello hace 12 años y teniendo esta misma sensación, tenía 12 años menos….pero ahora tengo a Rayo Mcqueen, pero entonces no tenía arrugas, pero ahora estoy más flaca, pero entonces mi vida era disoluta y sin preocupaciones, pero ahora tienes pasta (suficiente para vivir), pero entonces no la necesitaba, ¿qué mierda de preocupaciones tengo ahora? ¡Yo qué se, las comunes para no ser feliz! y bla bla bla’.

 Creo que en esta comparación se me han ido un par de horejas majas de existencia. Así soy yo, unos pasan su tiempo descubriendo vacunas, otros disfrutan cada segundo practicando su cosa preferida (la segunda cosa preferida, una que pueda hacerse sin el consentimiento de otro)….yo cuestiono, comparo y me hundo. 
  Sin motivos, además. Así, tan ricamente, he pasado de la euforia al decepcionante escepticismo autoinflingido. Decepción, vaya.



¿Pa qué comparas imbécil? Sólo me ha faltado llamar al 11811 y preguntar ‘ A ver, alégrame el día, torero:¿me ve usted más gorda?¿Y quien es más guapa, Angelina Jolie o yo? Si es que joder….


Pos eso, si no quieres ser como yo, lee. Aunque siempre puedes buscar, comparar, y si encuentras algo mejor, cómpralo (o apúntate a la lista de espera), Carglass cambiaaaaa, Carglass reparaaaa.
 La moraleja de esta historia es lo de los publicistas, que nadie se lleve a engaño, me paree cojonudo que gaste y/o malgaste su tiempo como le venga en su real gana. Hombre ya!! siempre dando explicaciones!! Hakuna Matata!! (es así, no? es que hoy llevo tremendo lío con las haches...)



 A.S.P


*yo no me hago responsable de las marcas aquí anunciadas, o las marcas anunciadas no se hacen responsables de lo aquí escrito (y mucho menos de mi, doy fe, aunque no pondría peros...)



No hay comentarios:

Publicar un comentario