Páginas

29 marzo 2012

De cuando llega la primavera y te pilla con la sangre ya alterá...

Mira, yo arrastro una astenia que no me aclaro. Primaveral, si quieres, pero jodida, también. Qué triste estoy. ¿A ti no te pasa que un día, sin venir a cuento, lo ves todo a través de otro cristal? Así como diferente. Diferente tirando a mal, claro está. A mi me toca los cojones, la verdad, porque no aguanto la pena esa que te invade y hace que lo percibas todo triste, vacío y gris. ¿A ti no te da a veces? Qué control sentimental tienes, por el amor de un dios menor. ¿O es que has pasado una guerra? ¿O sí que te pasa? ¿O pasas de todo, te meas en la primavera, el polen te hace más fuerte y ya te has quitao el sayo?

A eso es a lo que yo aspiro, pero no llego. A mi me entran unos arrechuchos de tristeza, que a veces temo no poder superarlos y se me quede para siempre la visión de las cosas desde el cristal raruno, y todo siga triste, vacío y gris, para los restos. Y me agobio. Y trato de volver a encontrar las ganas de vivir persiguiendo Hundais Coupes. Porque eso me anima mucho ¿sabes? Yo busco un hundai coupé cuando voy metida en mi cafetera camino de algún sitio, y, en cuanto lo encuentro, lo persigo para increparle, por la música que lleve, por los acelerones que pegue o por bandolero, para risarme cuando se tiene que parar en los semáforos y para lanzarle miradas de reprobación por  mi espejo retrovisor o por el suyo…a mi eso me anima bastante ¿sabes? Ah, si, que ya te lo he dicho.
Pero la cuestión es que no funciona siempre. Ayer mismo, tratando de huir del decaimiento con el que volvía a casa, me puse a buscar algún Hundai Coupe. Entiendo que no estaba el destino por ayudar, porque lo que encontré fue un Ka gris, parado a mi lado en  un semáforo.  Lo conducía un señor normal, de tan normal, triste de pelotas, con las manicas puestas en el volante a las dos menos diez (o las 10 y 10, no me acuerdo bien) y mirando al infinito sin expresión ninguna, triste de pelotas. A su lado copilotaba una morena de unos cuarenta, sin pintar y el pelo escarola, como si se hubiera peinao la richi (no tengo que decirte que, a mi, esto me provoca una tristeza sin límites).
Ella lo miraba a él, dentro de su coche gris, aunque no parecía que viese gran cosa. A mi me pareció que….no, vamos, seguro que le acababa de preguntar : ‘¿Tú mañana vas a hacer huelga?’ y en esas estaban entre la respuesta y el abismo. En ese momento pensé en tirarles la pava del cigarro por la ventana, con la esperanza de encender sus corazones, que se armara la marimorena y después perseguirles e increparles y tal o ser perseguida e increpada y tal, que también me sube la adrenalina. Ratas a la carrera, grande. Autos Locos, obra maestra.

Por suerte o por desgracia, me di cuenta a tiempo de que eso no nos iba a arreglar la tarde a ninguno de los tres. Cuando el abatimiento se apodera de uno, sólo alcanza a ver paredes, donde en otro momento ve puertas. Y también da todo tanta pereza…. Con lo que no tuve más que abrazarme al volante y hacerle pucheros hasta que el semáforo se puso en verde.

Otra cosa que no me funciona es cocinar, paece mentira, que ya lo sepas tú y yo me obstine…Voy a escatimar los detalles de las Berenjenas Rellenas PinPin… sólo te diré que al horno entraron las berenjenas rellenadas de carne picada con pimientito, tomatito y cebollita, más bien que ná y del horno salieron 1,5 horas más tarde unas Converse moradas que envolvían hasta la mitad un revoltijo de carne chamuscada y otras cosas…¿No es pa llorar? ¿¿Pero cómo coño hago para que se cocine el continente-berenjena y quede jugosito y tal?? Mira, no respondas, ahora no podría soportarlo…

Total, que digo: ‘mira, a tomar por culo la bicicleta, me voy a ver tranquilamente la tele antes de dormir, acostada en la camita, y ya mañana será otro día, nada puede darme tristeza allí dentro’. Seeep. Seeeeeeeeeep. Una vez aburrujada con mi edredón, agarrada a su filo como si me asomase a la vida desde mi escondrijo, enciendo la tele y…ahí está...el tercer programa que más odio después de Españoles por el mundo y Pumuky (ya te contaré esto de Pumuky, si otro día tenemos un rato). Comando Actualidad.
Ya me jodieron la vida la semana pasada sacando las historias de gente que se dedicaba profesionalmente a aquello que era su hobby. Imagina la cara de imbécil que se te queda viendo a una pava de 26 años que se dedicaba ‘a la moda’ ....así en general, que lo que hacía era escribir en un blog sus comentarios y ser invitada a eventos para que escribiese cosas molonas de las marcas en cuestión en su blog, y pensando si comprarse unos zapatos de 700 euros, o no ‘dejarse llevar por el impulso’. He entrado en su blog, por supuesto, y tengo que decir que casi tiro el ordenador balcón p’abajo cuando he visto que en la foto más reciente, levaba los zapatos que en el programa no supo si autoregalarse….Trendy Blogger…tremenda hija de perra…
Pero eso fue la semana pasada…y ayer necesitaba una señal del karma, unas pinzas para sujetar la poca fe que me quedaba….seeeeeeep. Comando Actualidad, Un negocio de por vida o lo que es lo mismo, un reportaje enterito sobre servicios funerarios, fabricación de ataúdes, gente que recompone tumbas, gente que hace mausoleos, toda la información sobre cuánto cuesta morirse, cómo donar tu cuerpo a la ciencia cuando la espiches y la frase estrella ‘bueno, es lo único que a todos nos va a pasar, unos antes otros después’. O_O…-_-…O_O…-_-…O_O…-_-…O_o…
Creo que todavía estará la almohada mojada de la panzá a lágrimas que me pegué…

A.S.P.






06 marzo 2012

De cuando relajadamente me pongo a cocinar....


Mira, ahora estoy en medio de un revoltijo de emociones. Nervios, asco, mala hostieja de la muerte y desesperación, no se cuantas partes de cada.
Necesito relajarme y para eso te lo tengo que contar.
He llegado esta tarde de trabajar y he pensado en ponerme la música, una copita de vino y cocinar. El tema es que yo, cocinar, no cocino mucho. Por muchas razones, ya te las contaré si no te queda claro cuando acabes de leer esto, siempre y cuando tengamos otro rato.
No obstante, me da mucha envidia cuando salen las mujeres desesperadas en la tele, cocinando de puta madre y super felices, con lo que, mira, me he puesto, porque la envidia a mi me mueve mucho, sabes?
El caso es que, desde hace unos días tengo una tarea pendiente, de esas que dices ‘pero y lo tengo que hacer yo?? Bueno si, mejor lo hago yo, ni te acerques a la encimera’ A saber: pastel de avena. Si, a mi también me dan arcadas nada más de pensarlo, pero los caminos del ironman ajeno, son inescrutables, o yo, por lo menos, no tengo ningún interés en sondearlos. Y nada, sin saber cómo (bueno, si, por la envidia y el ansia de utilizar la batidora) me ha poseído es espiritu de Bree Van de Kamp.
Poner la música y la copita de vino se me ha dado de la leche. Lo de después no tiene nombre.

Primer paso. 3 huevos, un vaso de avena y tres piezas de fruta. OK. Una pista inestimable que ha tenido a bien dejarme el ironman, antes de desaparecer de la cocina, ha sido la siguiente (te la dejo aquí escrita, por si te sirve, pa cuando hagas tú el pastel)… ‘son 3 huevos, pero he comprao muchos más, porque después se utilizan claras, que es lo trasparente, creo….pero estos tres huevos del principio son enteros, pero sin piel, eh?…me voy a nadar’ ….portazo, y silencio. Y una manzana, dos fresas y un platano. Eso también me ha dejao.
3 huevos, OK. Un vaso de avena, OK….¿3 piezas de fruta?¿En serio? puede que haga años desde que yo me acerqué la última vez a una fruta...mis razones tengo. Bueno…tengo preparada una manzana, fresas y…atención…UN PLÁTANO!! (que veo que no has echao cuentas). Con todo el dolor de mi corazón he partido en trocitos minúsculos la manzana y las fresas. El plátano no he podido, por la aversión, y porque ya había tocado demasiada pulpa del tirón con mis propias manos. Ahora vas y bates eso con la batidora…
He conseguido no vomitar de puro milagro y de puro fuerte que soy. Tras un descanso y meditación de unos 15 min, mirando fijamente la pieza que me faltaba, me he armado de valor y , con un kleenex de mascarilla (esto ya lo he hecho otras veces, fabricarme una mascarilla con un kleenex, como cuando me pinté mi armarito del maquillaje con aerosol, lo tengo dominao), he cogido el platano. Me he sentido muy tentada a no incorporarlo en el emplasto que acababa de batir, pero me ha podido el orgullo….ya que había llegado hasta ahí y ya que lo había tocado...
Yo en mi vida he pelado un platano. Me da igual que no te lo creas. Nunca. Tendría que haberlo mirado antes en youtube…es muy difícil pelar un platano con cuchillo y tenedor, por muy cuchillo japonés que tengas. Cuando he intendado hacer la técnica de ‘estirar del rabito’ como hace cualquier mono de tres al cuarto, ya era tarde, lo había cortado anteriormente, durante la estrategia del cuchillo…al final he optado por partirlo por la mitad y tratar de sacar lo de dentro con una cuchara…he hecho cosas asquerosas en mi vida, te lo prome, que he estudiao biología, tu lo sabes…pues esta experiencia se ha colocado directamente en el top 3, por detrás de diseccionar una comadreja y de sacarle a un cangrejo de río to lo que lleva dentro (y lleva muchas cosas) sin cocer ni na, así conservao en formol.

En fin, lo que ha quedado de tan ardua y asquerosa operación lo he batido con el resto…sin vomitar, otro minipunto para Damarín pin pin.
 Otro objetivo cumplido, porque esto ya me lo he plateado en la cabeza por objetivos a corto plazo.
Añadir la sacarina y la canela también me han dado sendos puntos, que guardo ahora mismo como quien se guarda el diploma de 'paseante de caminejos' que seguro te dan cuando subes el Anapurna.

Paso 4. montar 9 claras de huevo a ‘casi’ punto de nieve…¿perdona? Varias cosas….¿yo porque no leeré los funcionales hasta el final antes de decidir si puedo llevar a cabo lo descrito? ¿Qué mierda es ‘casi’ punto de nieve? ¿9 claras de huevo, pa qué? ¿esto es para comer o para bañarse? ¿batir a punto de nieve no es eso que siempre evito cuando busco recetas de tarta de queso? Ya me mandas al mail las respuestas que te sepas. Pero sin condescendencia. Si no, lo borro. Lo hago, lo sabes.

En fin, 9 claras de huevo son muchas, y mis recipientes muy pequeños y mis utensilios de la batidora no habían salido de la caja hasta este momento.  ¿necesitas que te diga lo que ha pasao? Ya lo sabía….pues si, después de enganchar como yo pensaba que se enganchaban las varillas esas a ‘motor’ de la batidora, le he dado al botón y ha salado todo por los aires. De las 9 claras de huevo, calculo que 3 están por el techo, armarios, azulejos, mi pijama y mi copa de vino, que no había ni catao y por eso creo que ha sido la clara que ha colmao el vaso para ponerme el modo agresivo on!

Estando como estaba, en el punto de no retorno, no he pensao ni por un momento en abandonar, no. Después de haber conseguido destripar un plátano y de contener las arcadas con el mejunje inicial, esas 7 claras de huevo las tenía que montar yo como fuera, y ya no me importaba nada. Lo notaba…notaba lo que siente la Masa cuando se convierte en verde. Sólo espero que a mi, desde fuera, se me viera rosa y menos musculosa, que ya tengo bastante espalda.

Después de volver a enganchar las varillas al motor y meter el recipiente en una campana hermética (bolsa de mercadona) con una abertura supersellada (con fixo), por la que únicamente cabe mi brazo recubierto de un material super desinfectado (otra bolsa de mercadona), le he dao candelita de la buena, que si me dicen que dentro hay un pulpo, me lo creo. Vuelvo a calcular que he montado un total de 3 claras de huevo con éxito. Por eso la receta pide 9 claras…porque al final te quedas en 3, que ya va bien. Es bueno encontrar respuestas de vez en cuando, para no rendirte y ahogarte en un mar de dudas. Y si, las he montado a punto de nieve, porque no me gustan las medias tintas, y lo de ‘casi punto de nieve’, me ha parecido que era una nota de cachondeíto que no pensaba tolerar.

No entraré en los detalles y entresijos de cómo he mezclado la parte A con la parte B, pecata minuta.

Parte final: mete la espuma-esplasto esa rosa que te ha resultado en el microondas 10 min…..pistas para cuando lo hagas: NO llenes al máximo el recipiente por tratar de aprovechar todo el brebaje resultante. NO salgas corriendo de la cocina, aunque al mirar al techo te entren ganas de llorar y vomitar a la vez. NO pierdas de vista el microondas aunque te hayan dicho mil veces que si miras por la ventanuca se te meten los micro rayos hasta el cerebro. NO abandones tu puesto. NUNCA abandones tu misión, pensando que ya está todo hecho. Si lo haces pueden pasar dos cosas. Que tu barco se llame Concordia, no sepa aparcar sólo y acabe to doblao frente a la costa de Livorno, o que tu pastel de avena haya tomado posesión de cada centímetro del interior del miroondas y  parezca a punto de sacar una bandera en la que puedas leer ‘ataco con 5 soldaditos a la lavadora’.

 Te comunico que me he relajao un poco y ahora ardo en deseos de que llegue el ironman y se coma eso, delante de mi y sin agua.Ya me ducharé después.

A.S.P.