Páginas

28 diciembre 2012

De mentiras encubiertas...



Mira, estoy muy bien ¿sabes? Sip, muy tranquila, muy zen, muy tal y muy pascual. Muy bien, vamos, en resumidas cuentas. Bien. Optimista, como soy yo, super optimista y positiva a más no poder. Absurdamente depurada me noto. Hasta las orejas de té verde, si te digo la verdad. Cómo no tengo nada que hacer, pues me hago té verde depurador de cuerpo y alma. No es que tenga nada que me atormente en el alma, ni nada, que necesite depurarse urgentemente, ni nada. Pero como no tengo nada que hacer, pues me hago té verde…¿esto te lo he dicho ya? Té verde. Y lo hago verde porque otros me empalagan y no me depuran tanto. Y me restan paz, claro. Hoy me he tomado 7 tés, verdes todos. No altera nada, depura. Y calma. No es que necesite calmarme, ni nada, porque estoy super bien sin hacer nada. Y optimista. Eso sobre todo. La nada está bien, y la depuración es la hostia. Voy a hacer pis.

Estoy bien. Me encanta el cambio. Soy positiva con respecto a este respecto. El cambio está bien, como la depuración. Quiero que el cambio me pille calmada, positiva y depurada. Desde aquí te lo digo : 'Cambio, ya estoy lista, puedes aparecer cuando quieras. Tómate el tiempo que necesites, que yo estoy bien'.

El Cambio me ha visitado otras veces y por eso estoy tranquila, porque ya se lo que es y se que no tiene porque ser malo.

Un viernes llegué a mi casa y me encontré que mi habitación había cambiado. Mi habitación era una estupenda estancia de 20 metros cuadrados, con balcón cojonudo para fumar de extranjis, escritorio del tamaño de un campo de futbol, camita rosa con sus sabanitas de franela rosa, armariazo gigante, estanterías con mis millones de libros y Jim Morrison a tamaño natural guardando mi sueño en el cabecero de la cama… Voy a hacer pis.

Y todo había cambiado con un solo determinante posesivo. Pasó de ‘mi’ a ‘su’, y el cambio me pegó una hostia tremenda, por no estar calmada y depurada. La indignación me sirvió de bien poco encerrada en ‘mi’ nueva habitación. La habitación del Barça. Escatimaré los detalles que caracterizaban a este habitáculo, seguro que puedes adivinarlos. Por lo menos en ese momento tenía cama donde poder yacer y maldecir el destino de una. Un viernes no muy lejano a este me encontré con que el cambio había vuelto a pasarse por mi casa sin previo aviso y se había llevado el catre de la habitación del Barça (nunca llegué a llamarla Mi Habitación) para poner en su lugar….¡UN PUFF!. Te lo prometo. No subestimes nunca al Cambio, solo te digo eso. Otro día, si tenemos otro rato, te cuento lo divertidos que eran los sábados de madrugada tratando de encontrar dónde cojones dormir en mi nueva habitación.
La última vez que eché un ojo a esa habitación vi una tabla de planchar y una bici de esas elípticas y capté la indirecta. Voy a hacer pis y a rellenarme el té.

El cambio es chachi.

 Por ponerte un ejemplo más en consonancia con las circunstancias que me acontecen, me acuerdo cuando cambié un trabajo de puta madre de administrativo de 10 a 14, sin ninguna responsabilidad y sin ningún rayo de sol (y esto es importante), que me daba perfectamente para justificar mi estancia en Alicante y no volver a las montañas (a la habitación del Barça) y para ir de vez en cuando al hospital donde hacía como que completaba una tesina chusquera por… atención…un trabajo de ayudante de topógrafo. Como lo lees. Porque necesitaba un cambio, o eso creía yo. Yo leí topógrafo, visualicé al Cambio haciéndome señales desde el más allá, y me lancé. No me creía como podían aceptar a alguien con mi nula experiencia en topografía, pero estaba pletórica enarbolando la bandera del Cambio cuando llegué a mi primer día de curro. La Ciudad de la Luz…qué gozo, qué mien todo. Iba a contruir la Ciudad de la Luz, acojonante. Cuando vi los aparatejos me dije para mis adentros ‘Damita, tú aprendes en un tris a manejar el monóculo ese con trípode, calma’. Después un chico me dio un palo, me señaló la puerta, cogió los apechusques y salió de la caseta de obra mientras me comentaba lo que se esperaba de mi, que venía a ser… ‘yo me llamo Frasquito, tu coges el palo y el walkie, te vas andando en la dirección que yo te diga y cuando por el trasto este te diga ‘¡PARA!’, clavas el palo y esperas a que te de instrucciones, no te tienes que preocupar de nada más…bueno, si, ¿has pensado que podrías venir en bikini? Ja ja ja, es broma, pero si quieres, por mi bien.’  O_O…    -_-…O_O…-_-…O_o… 
Camino Moria empecé atar cabos y a cagarme en el pulgoso Cambio.
 La indignación dio paso a los llantos cuando descubrí la marca de la camiseta en mi brazo en un descanso para comer (si, 8 horas, partidas, Cambio cojonudo, bronceado ideal). Frasquito me cambió el palo por la estación días más tarde, cansado de que no hiciera ni puto caso a sus gritos por el walkie. Me enseño a utilizarla así por encima, e incluso un poco de Autocad, para motivarme ¿sabes?…todo fue inútil.
 El día que me pico una avispa en pleno trabajo de campo en la contrucción de la carretera de Villajoyosa, tanto él como yo supimos que mis días de topógrafo habían acabado. Si quieres te cuento este episodio cuando tengamos otro rato, sólo te diré que los operarios del hormigón, excavadoras y toda la gente con casco que allí se encontraba, recuerdan el día.
Voy a hacer pis.

Y nada, eso. Por ponerte dos ejemplillos de nada…

El tema es que hace ya un tiempo que notaba al Cambio respirándome de nuevo en la nuca. Tocando me en la espalda y desapareciendo cuando me giraba. He estado otro tanto mirando hacia otro lado hasta que me he estampado con una señal gigante que reza ‘Cambio, por aquí’ (o eso he leído yo, solo espero que eso en otro idioma no signifique ‘Giro al Infierno’). Y ‘por aquí’ ando desde hace unos días… Y la cuestión es que no se como ha podido pasar, porque yo tengo muy buena memoria y aprendo de experiencias pasadas… no tropiezo nunca con la misma piedra, ni nada.

Pero estoy bien, calmada, tranquila, relajada….así, como soy yo. Una balsa de aceite, un remanso de paz, el yang (¿o era el ying?). Podría decirse que soy el Dalai Lama del Cabo de las Huertas. España, camisa blanca de mi esperanza. Soy como la voz de Ana Belén. Soy una taza, una tetera, una cuchara y un cucharón. Un junco, nada me turba. Ni me nerviosea, ni nada. Y tengo mucho té verde, que ya podría ser otra hierba, también te lo digo.
Voy a hacer pis.

Hola, ¿qué haces? Yo nada…tú menos, porque si no, ¿de qué ibas a estar ahí perdiendo el tiempo leyendo esto? ¿Eh?. A mi me da igual, no te vayas a pensar, pero vamos, tú verás… ¿Te gusta el té?

A.S.P.






07 noviembre 2012

De verdades absolutas...


Mira, yo es que alucino con lo diferente que se puede ver una misma cosa dentro de distintas cabezas. Una misma cosa. Una misma situación. Un mismo sentimiento. Un boli. ¿Te puedes creer que existe la posibilidad de que alguien, cuando ve un boli, pueda no ver el mismo boli que ves tú? A mi me resulta inquietante el hecho de alguien pueda entender un boli como un arma. Literal y metafóricamente. Inquietante.




''mira, yo con los franceses no puedo...que al pan lo llamen 'pain',lo entiendo.....que al vino lo llamen 'vin', pase....pero que al queso, que se ve tan claro que es queso, lo llamen fromage......'' (chistaco de mi padre o defecto del ser humano).






Una vez leí algo de Machado que rezaba como así: 

 ‘¿Tu verdad? No, la Verdad, y ven conmigo a buscarla. La tuya guárdatela.’ 




No me acuerdo muy bien, creo que era así,  tampoco me mueve el piso. Le guardo cariño a la frase porque gracias a ella y a murmurarla con aire melancólico en el momento justo y lugar preciso, me lleve de calle a un bohemio atontado por la ‘coincidencia’ de gustos y lo casualmente bien traída. 
Desde aquí confieso que ni lo uno, ni lo otro. Sus gustos ya los sabía yo (bastante socorridos, por lo cierto, también podría haberlos adivinado) y sus conversaciones eran siempre las mismas. Lo difícil hubiera sido no encajarla.
Pero le tengo cariño a la frase, y hubo un tiempo en el que incluso me la hubiera escogido como mantra (de no haberme escogido ‘dale a tu cuerpo alegría, Macarena, que tu cuerpo es pa darle alegría cosas güenas’). Ahora, no puede dejarme más indiferente, por lo que te digo, esto de lo dispares que pueden ser las cosas dentro de las mentes de cada cual.
No se….a ver….¿Tú saldrías a la calle con el pelo espeluchao modo ‘Bitelchus-recién-salido-de-la-cama-habiendose-puesto-espuma-y otras-mierdas-la-noche-anterior’? No. En el supuesto de que se diera ese caso, en tu cabeza el peinado se llamaría ‘super-hippy-chic-informaldelamuertenotienesniputaidea’. Y otra persona te vería. Y te diría ‘hola, buenos días’. Y por dentro pensaría ‘se ha peinado como bitelchus borracho todavía, vaya tela’. ¿Y quien estaría en lo cierto? ¿Quién poseería la verdad?... ambos.

Porque me parece que soy más fan ahora (y desde hace bastante tiempo) del tema de que las cosas no ‘son como son’, si no como cada cual las ve. Y eso, mira lo que te digo, es la verdad única, categórica y verdadera, de la era de madera, pin, pon, fuera. Lo veas tú, como lo veas. Es así. Así es. Así es. Así fue. Así fueeeeeeeeeeeeeeee. Soy honesta con él y contigooooo, la la laaaaa, la la laaaaaa.

Alucino con cuan diferente puede ser una misma situación según la actitud del que lo viva (no te digo nada, si la actitud es de 'al que se lo han contado'). 
Me acuerdo claramente, maldita memoria selectiva, de una noche en Vodoo con unos amigos. Un modernito me explicaba en la barra la diferencia entre no me acuerdo qué, probablemente entre estar durmiendo y estar dormido, porque el sopor también lo recuerdo. Y yo recuerdo sopor, cuando él debió recibir la señal de parada cardio respiratoria, porque sin previo aviso se lanzó a meterme morrillos a lo pato Lucas, acto que conseguí neutralizar con una cobra de manual (otro gallo también hubiera cantado si se hubiere tratado del modertino de su amigo, tampoco te vayas a pensar). Cuando conseguí el contacto visual, por no soltarle algo demasiado borde y a sabiendas de que me estaba cerrando puertas con el otro de al lao, le dije 'lo siento, pero tengo novio' (por no decirle '!aparta tus babas gafapástico!). Y él, con una expresión de absoluta conmiseración me soltó 'ah, no, lo siento, pero yo en esas movidas chungas no me quiero meter, no estoy preparado'... ¿perdona? ¿Me he perdido algo?. Tócate un poco los huevos Mari Loli, aunque esa es la actitud. 
Hay que llegar a eso, a poder procesar en tu cabeza unas calabazas gigantes y apestosas de manera que resulte un arrebato de principios y abnegada moral. Mientras tú lo tengas claro en tu cabeza, eres un junco, nada te turba. Porque las cosas no 'son como son', sino como cada cual las ve y porque te aseguro que el tío se fue tan pancho y feliz como si le hubiera regalado todos sus bienes a una ONG. Y además triunfó, que lo vi cuando cerraron Vodoo pegándose el filetazo con alguien que no sabría la diferencia entre estar durmiendo y estar dormido, en la cuesta del Coscorrón. Todo es cuestión de actitud, y la actitud depende de ti solamente, no de la verdad que puede ser interpretada de tantas maneras como elementos y circunstancias en la que la puedas desgranar, infinito. Puedes ver un Ferrari como un gran montón de mierda o puedes ver un gran montón de mierda y preguntarte dónde está el caballo que te acaban de regalar(guiño, guiño), y lo bien que van a crecer tus plantas con semejante montón de abono.

Mañana me apunto a yoga, ¿sabes?. Es que he dejado de correr por el momento, porque necesito abrir mis chacras entaponaos. Tantos minutos sola, corriendo conmigo misma y mis pensamientos paralelos, no me hacen bien. Necesito una actividad de grupo. ¿Tú sabes en qué momento de la clase de yoga se abre el turno de 'ruegos y preguntas'? Creo que necesito explicarle a alguien la verdad sobre todas las cosas antes de que se me haga malo dentro, y de paso, fortalecer el suelo pélvico y la zona abdominal. Cuando se me abran los chacras no respondo. Soy un polvorín en este momento.

A.S.P.



23 octubre 2012

De quien tiene un supporter, tiene un tesoro, episodio piloto

Mira, hay quien diría que la gente que corre maratones y esas cosas es bla...bla,bla,...bla,bla bla, pero lo que yo pienso es que todo eso son paparruchas. 
La gente que corre maratones es porque un día estuvo haciendo de supporter de alguien que corría maratones, y después de ese día, empezó a trazar un plan para librarse de la honorable tarea de animar al cabestro/a que, a su vez, anteriormente estuvo animando a otro y después de ese otro día dijo ‘a mi ya no me pillas más, literalmente, el año que viene yo voy con los de dentro que, por lo menos se saben el camino, hombre ya!!

Porque hacer de animador es un puto infierno, te lo digo.

Al principio te hace hasta ilusión que te nombren supporter oficial. Y hasta se te pone la gallina de piel cuando te encasquetan una bandera (cada cual una bandera de lo que le ponga la gallina de piel) del tamaño de una piscina olímpica mientras te convencen ‘toma, esto guárdalo en tu maleta que es tu herramienta de trabajo, yo llevo lo mio’. Y con ‘lo mío’ se refiere a las zapatillas, el cortafuegos(o vientos, no se muy bien),las mallas, cortas, largas, a media pierna, calcetines, camiseta antitranspirante de tirantes, de manga larga, de manga corta, de manga de farolillo, palabra de honor, pantaloncicos cortos (solo unos, alucinante) crema para las tetillas, para las axilas, las ingles, para el masaje de después (¿perrrrdonaaaaa?),tiritas, gps, polar, mp3, pilas (¿quién sigue teniendo un mp3 con pilas? pos los hay), reloj de los chinos porque todo lo anterior no funciona...(aquí es cuando se me empieza a levantar la ceja a mi por primera, pero me tengo que morder la lengua y simplemente rezar porque pronto se me diga ‘podrías pensar antes lo que te vas a poner’)...pos eso, que coges la bandera y la guardas aprisionada donde puedas, intentando no pensar en nada más que en el momento que entregues la telita a tu liebre para que entre en la meta hinchado de orgullo y satisfacción en cualquier posición de entre 45.000 participantes....esto es importante, pero tú no lo pienses todavía, ya llegará.

Qué digo yo que más orgullo y satisfacción debe de dar entrar en la meta habiendo portado la bandera desde el principio, pero yo no entiendo y además debe molestar, el km 39 es el idóneo para ataviarse para la entrada en meta, caiga donde caiga, que parece eso el probador de Zara en rebajas.....

El papel de supporter oficial empieza a atragantarsete un poco justo el día antes de la carrera. Es el momento de recoger el dorsal en la feria del corredor. La feria del corredor está siempre a tomar por culo de la ciudad donde se corra, en un polígono industrial o una linde con la ciudad más cercana. Creo que eso está escrito en las bases de la organización de este tipo de pruebas. Cogen un mapa y ven los límites de la ciudad y, por ponerte un ejemplo,cuando Chicago pasa de llamarse Chicago a llamarse Nueva York, ahí va la feria del corredor. 

Y hay que ir a por el dorsal, no te lo mandan por mail ni nada...por mail sólo te mandan las instrucciones para llegar a la feria del corredor, no conocen la impresora.
Ir andando a la feria del corredor debería estar prohibido también por las bases del certamen, pero hasta que aclaren este punto, puede que te toque, como supporter oficial, hacer esta travesía disfrazada de ‘paseo pa que se baje la pizza’, sin quejas, no por nada, por no perder fuerzas tú, porque la liebre, por lo visto, ya sabe que ‘solo cuentan los 42 km de mañana’. Ya lo sabe, y se la sopla, la liebre piensa que lo estan vigilando...

En la feria del corredor te vienes un poco abajo si no llevas la lección aprendida. Primero te da subidón, por la fiesta que tienen allí montada. 





Enseguida te das cuenta de que el dorsal es lo de menos....lo de más son los regalos que les dan a los corredores en la feria del corredor junto con el chip para las zapatillas. Y note se que el nombre está muy bien puesto, los regalos molones son para el corredor, que para eso es su feria. Los ánimos, vítores y sonrisas, son para los corredores y cuando alguien se equivoca y te dice desde su maravilloso stand de luz y color ‘Oh, mucha suerte mañana, toma una barrita energética de muestra’ y tu contestas ‘no, yo soy supporter’, ves en su cara una especie de pena/asombro/desprecio/condescendencia a la vez que retrotrae la mano con la barrita para dársela a un corredor verdadero, te entran unas ganas de destrozarle el chiringuito y zamparte todas las barritas que te cagas.
Para los corredores hay barritas, camisetas, pantalones, zapatillas,bolsas molonas de ONG’s, patatas de bolsa de quinoa, pegatinas con leyendas super molonas del palo de ‘soy la puta máquina’, y miles de cosas más.


Para los animadores hay  campanillas y unas cosas de plástico que si las inflas tienen forma de tronco mediano y que sirven para aporrearlas entre ellas mismas o en la cabeza de quien encuentres más bajito que tú (en mi caso, sólo para lo primero), y así animas. Y no, no tienen nada más que de un color, les importa una mierda como vayas vestida a tu misión de supporter.

Por esto te digo que empiezas al día siguiente ‘la misión’ un poco tocada, así que, lo mejor, es tener bien claros los tiempos, las calles y no olvidarte la bandera (las mierdas de plástico yo no me las llevaría, pero bueno, todo depende de si a ti te van bien con la ropa).


Levantarse por la mañana con todo claro, ver en la tele la salida del maratón, acto seguido bajar a hacerte un cafecico con leche y un piti a la puerta de tu hotel, en pijama, y encontrarte con que está pasando un río de corredores por la bendita puerta......eso es una experiencia religiosa. 
No por el pijama, que a mi me da igual ir vestida como el 80% de la población estadounidense, no, por la sopresa. ¿Han cambiado el recorrido de la cosa esta o es que yo no prestaba atención ninguna de las 15000 veces que se me explicaba? Tuvo que ser lo primero. Pero eso ya daba igual, el hecho era que o me ponía un petardo en el culo o no llegaba al km 23.

Sube, ducha, bandera, foto mental de las calles de Chicago y.....a correr!!! Puerta del hotel....¿cómo cruzas la calle cuando por ella está pasando un maratón de 45.000 personas y la calle sin cerrar más cercana viene a estar en la feria del corredor?. No puedes perder tiempo, porque el km 23 está lejos, y tu no llegas, y te nervioseas, tienes que cruzar con una bandera a modo de capa, y tienes que hacerlo y fin. 
Pues eso....a correr!!! trazas una linea en diagonal mentalmente en la calle, te lías la bandera a la cabeza y corres....en diagonal, sin chocarte, no hay tiempo para pedir perdón, tienes una misión, qué se las apañen los supportes de estos correcaminos!! Lo siento, pero a veces uno está predestinado a algo más grande que los intereses individuales de algunos entes sudorosos....

Una vez en el otro lado, sólo el instinto me guiaba, porque la foto mental de las calles de Chicago se me debió caer al cruzar. Pero, así para que te hagas una idea...¿sabes dónde cae el km 23 desde el 8? Bien, la resta también la se hacer yo. Ahora serpentea. ¿Aumenta? Sep. ¿Cuánto? directamente proporcional al grado de perdimiento que lleves. Puedes incluso querer morir cuando encuentras de nuevo el recorrido y decides hacer un descanso antes de sacar el plano. Café para llevar (que no soy tan pachorra), piti, bandera desplegada sobre mi espalda, y plano. Y van los malditos corredores y van al revés de como debieran...osea que, o los que van con una señal de 4,15h van los primeros o yo he ido al revés. Cágate lorito, y llora y muere....o vete a dormir, como yo voy a hacer en este momento, que el correr cansa mucho, y recordarlo, también.

Solo te digo que si dudabas de si llegaría al km 23, ahora mismo te borro del facebook (mándame un whatsapp para recordarmelo), pero ahí, el cabrón de mi liebre no quiso coger la bandera, como puedes observar...


to be continued...or not!!
A.S.P.

18 septiembre 2012

De lo que hay alrededor cuando levantas la vista del suelo



Mira, hoy he salido a correr y he sacado en claro un montón de cosas.
Una, la más importante, es que necesito equipación ya. Yo pensaba que esta actividad iba a ser flor de un día, y por eso no me preocupaba en exceso salir a practicarla con el pantalón del pijama (como lo lees, pero no lo uso pa dormir, ¿eh?, una tiene sus límites). 
Lo que pasa es que ahora se me han acabado las camisetas con las que combinar los shorts verdes chillones con un letrero gigante de ‘Hawaii’ en todo el culamen , con lo que tengo que hacerme urgentemente con unos negros o algo. Algún color/tejido que pegue con todo, incluso con la parte de arriba del pijama, que la tengo muerta de risa ahí to el verano.
Esa es la primera cosa que he sacado en claro, y todavía estaba en casa…con lo que imagina lo fructífera que ha sido mi salida de hoy.El segundo hallazgo ha sido que los creadores textiles se tocan mucho las narices, panda vagos. En cuanto he empezado a darle candelita al tema, me he acordado (la verdad es que no se por qué, igual se me ha quedado en el subconsciente, como a media España la semana pasada, que sólo se hablaba de eso) de Olvido, no dimitas por esto, Hormigos.
 No puedo sacarme de la cabeza la marca del bikini de Olvido. Por el amor de un dios menor…Olvi, con las tetazas que tú tienes… ¡qué putada esa marca blanca fosforita que las atraviesa! A mi me distrae, mira tú, yo no puedo concentrarme en el tema. A ver, ya se que el video no está hecho para mi (creo), pero vamos, me expreso, para quien le pueda interesar (a ti, claro, que to lo quieres saber). 
Y es que yo entiendo que haya gente a la que no le salga de su santo chirri hacer top-less en la playa, que puede traerte problemas como a Kate Midelton, y por eso mismo creo que es el momento de reivindicar ese tejido prometido que deje pasar los rayetes solares (todos muy benignos, ¡uy que de rayetes benignos!) a traves de él. Y tú me dirás 'Eso ya existe' Y yo te diré '¿Están esos bikinis en el Corte Inglés? Pues entonces no existen' . 

Y es que en este país no se invierte en I+D, y eso se nota. Y se sufre. Y los sectores se apalancan, se atrofian y es cuando vienen los llantos y la temible obsolescencia, y no tenemos más que, o pirarnos todos a Alemania con Pepe, o nos quedarnos despotricando en casa a esperar que venga Alemania. Y me da que va a ser la segunda, que ir hasta allí es muy cansao. Porque ahora en la Foia de Castalla se hacen más porros que juguetes, y en Alcoi, me juego el Touche Éclat, que no hay ningún ingeniero textil con el proyecto ‘tejido por una tetas bronceadas uniformemente, y eso’ en marcha….y, te lo prome, me encantaría perder el Touche Éclat por esto. 
A esta segunda conclusión (la de los vagos inventores textiles) he llegado al cruzar la vía del Tram, rezando por que no pasase el susodicho en ese mismo instante y acabara mis días violentamente, dejándome aplastada en la rotonda, enfrente de Tagliatella y en pijama verde chillón. Si yo pudiera elegir, elegiría morir DENTRO de Tagliatella, atiborrada de espaguetis casalinga, que son casi mis más preferidos. Y esta (la de los espaguetis) no es la tercera cosa que he esclarecido durante mi minimaratón, puesto que ya la tenía clara desde hace tiempo. 
La tercera, te aviso, ha sido una sorpresa para mi también. Resulta que, mientras yo corro..... hay gente por la calle....¿Cómo te has quedao? Te lo juro. Acojonante cuestión. Hasta ahora no había reparado en este hecho porque nunca había podido apartar la vista del caminico sin marearme, a parte del miedo que me da que se me enreden los pies en cualquier momento, dado lo anáquico de mi trote y a lo independientes que noto yo a mis dos pinreles, debe de no darse les muy bien trabajar en equipo, como a tantas otras partes de mi cuerpo, me da miedo dejar de vigilarlos.
 Pero hoy, en un intento por superar uno de mis miedos y dándoles a mis pies un voto de confianza, he levantado la vista un momento cuando iba por el parquecillo paralelo a las vías del Tram y ¡ahí estaban todos!. El mundo es ta PETADO de gente, aviso navegantes, tercer hecho constatado.
 Sorpresa. Respiración p’arriba dos veces. Vicente presidente (de mi comunidad) y su santa con bolsas de Mercadona. Aire p’afuera en dos tiempos. Miles de carros aparcados en el parking de los columpios. Aire p’arriba en dos tiempos. Niños, perros (de esto hablare otro día, largo y tendido, si tenemos otro rato). Fu fuuuu, ah aaah, fu fuuu, ah aaah….¡madres y padres!. Aire descontrolado por las fosas nasales, traquea y por todos laos.....¡DENTRO DEL TRAM HAY PERSONAS TAMBIÉN!. Horror, angustia vital


 Escúchame una cosa, que solo la diré una vez: pantalones de pijama verdes chillón, camiseta rosa con leyenda ‘Va por ti, Luis! Bautizo 21-02-2009’ (que bien me lo pase, oye), calcetines de rayas de todos los colores del universo, bambas marrones, pelo como chupeteao por una vaca y sin depilar. No digo más. 
Miles de caras descojonantes han venido a mi mente y, claro, he emprendido la huía hacia casa como si me persiguiese una manada de Ñus o alguien me hubiera robado el Touch Éclat…y eso que me he cortado en chillar ‘¡Quiero salir de este mundoooooooooooooooo!’, aunque ganas no me han faltado.

















A.S.P.

03 septiembre 2012

Anexo a la entrada : Del principio, de principios y decisiones

  Una imagen vale más que mil palabras. O eso espero, porque, en cualquier caso...no tengo fuerzas para escribirlas. No he encontrado a la Madre Naturaleza para cantarle las 40. Si la hubiera encontrado, creo que Ella me hubiera cantado a mi una saeta....

izq: recién llegada.(después dicen que el fumar envejece...)
dcha:10 minutos después.
en la actualidad: nada ha mejorado después de la ducha, escatimaré la estampa.









Soy yo, o es cierto que más que hacerme miguita del correr, parece que nos hayamos peleado?

dato: tiempo efectivo de trote- 7 min.


Del principio, de principios y decisiones


Mira, el movimiento se demuestra andando, y como la cosa no cambia (para bien), la voy a cambiar yo. Porque oye, tanta paciencia yo no tengo, ni necesito, ni quiero. Yo quiero que la cosa cambie ya, así que, si las circunstancias no son favorables (para variar un poco), si hoy no, mañana, si la madre naturaleza mira para otro lado, pienso ir corriendo a plantarme en su puta cara. Lo has leído bien. Pienso ir corriendo. Corriendo. Me dispongo a salir a correr. ¿Cómo te has quedao? Pos eso.
 La movida es que me he puesto yo a pensar (ya se que no debo, pero para una vez que me he puesto a pensar en positivo, pues me he dejao llevar) : ‘¿no será esta cosa mía con el correr, como cuando las personas no hacen más que nombrar y despotricar sobre cosas u otras personas que se supone que odian, y, en realidad, lo único que pasa es que desearían que su relación con ellas fuera de otra manera? ¿no será, será? …pues no lo se, pero vamos, ya que la mayoría de veces uno no tiene ni los huevos ni la oportunidad de comprobarlo, y yo aquí si la tengo….y tengo zapatillas…..y muchas ganas de cambiar cosas… voy a ver.’ Así que me piro, vampiro, a ver si ‘el correr’ también quiere ser mi miguito, visto que el primer paso, si no lo doy yo, esta relación se va a la mierda. ¿No escuchas ahora mismo una musiquilla del palo… ‘what a feeeeeeeling (what a feeling), ni ni ni noooooo’. Yo si.

A partir de ahora, este será un blog deportivo o runner, o como se llame. Así que, pienso vigilar que todo el mundo que lea el de Nacho (www.garciarato.blogspot.com), lea seguidamente el mío, o mi ira recaerá sobre todo dios. Y a Nacho le quitaré Internet, para empezar, y más cosas después….y todo se envolverá de tinieblas y oscuridad, y cambiarán las cosas, si, porque eso yo ya lo tengo decidido, pero bajo el influjo del lado oscuro, y eso no lo queremos nadie ¿verdad?. No, queremos armonía y buen rollismo, queremos usar la fuerza mien, rollo amor y rollo ‘qué guay es todo, y que guapos somos todos’. Colaboración entonces.



Bueno, salgo.

Madre mia, no te lo vas a creer….ahora mismo estoy observando cómo entapona la calle una furgoneta de esas que la parte de atrás va al descubierto, con un muñeco de Don Dino del tamaño de Arkansas. Qué suerte tienen algunos críos…seguro que lo llevan a una fiesta de cumpleaños sorpresa o algo. Hay gente que no se da cuenta de la suerte que tiene. Es muy acojonante…si lo miras de cerca es como mucho más risorio…es que es gigante!! Si quieres te dejo mis prismáticos. Ains…ahora no voy a utilizar tanto mis prismáticos para vigilar las cosas que pasan por mi calle….con esta nueva actividad…me está entrando morriña ya. Dentro de nada empezaré a hablar como con melancolía de todas las cosas que hacía antes, en mi vida de seta.
Bueno joé!! Qué me voy ya!! ¿Una vez en la calle…que voy, para arriba o para abajo? Quiero decir…¿qué es lo mejor? Porque si voy para abajo, después cuando vuelva igual me dan los siete males y soy incapaz de subir la cuesta….voy ahora para arriba, ¿no?. Lo que pasa es que yo eso lo veo una forma poco atractiva de empezar una actividad… aunque el rollo no es como empieza la historia, sino cómo acaba...pero por otro lado, a veces, como empiezas algo, determina su continuación...Que dilema, oyes. Bueno, voy a improvisar…

A.S.P.

Nota al pie: el Don Dino no es exactamente el de mi calle, porque he hecho una foto y me tarda un huevo en subir, y así no me voy a ir nunca, y entonces me van a entrar ganas de volver al calentito lado oscuro, y será cuando todo se envuelva en tinieblas y tal y tal....pero es que es igual!!! deben de tener una flota de Don Dinos los cabrones! Ains...qué bonito!

19 julio 2012

De cuando constatas lo importante que es la equipación en según que JJOO...


Mira, en este momento me estaba dedicando a un juego super divertido, a la par que esperanzador porque me hace sentir viva y con inquietudes, y eso me hace mucha falta. Me ha entrado el arrebato de contarte lo, por si quieres vibrar tu también. Te cuento. Tengo dos pestañas abiertas en el navegador, una es una foto de Gryllotalpa gryllotalpa y la otra es la foto de la equipación del grupo olímpico español, y digo 'grupo', porque yo no se si van a Londres 2012 como equipo o a actuar en Cani Sound 2012, de teloneros de Camela. Aunque te parezca mentira, el centro del juego es la segunda pestaña. Es como la pipa rusa, básicamente un pasatiempo con dolor. Yo me pregunto a menudo de dónde me vendrá a mi esta querencia autodestructiva que me gasto cuando se trata de pasar el rato tranquilamente. Me respondo con ‘es el momento de un piti mientras pienso en pegarle fuego a las cortinas de los cojones’…destructivo total (con y sin auto) …no me dará por correr, no.

La movida es la siguiente: yo cierro los ojos, una vez he situado el puntero del ratón en la pestaña de la foto de los manolos olímpicos (he elegido una con maniquíes, porque, aunque ya hay deportistas resignados que se han colgado y etiquetado, con dos cojones, en las redes sociales con dicho disfraz, he preferido no personalizar subconscientemente y tomarle manía a la gimnasia rítmica, que me quedo sin siestas en Agosto) . Pues eso, le pincho, la miro y empieza el despiporre.
Se juega a  imaginar a personas que me caen mal ataviadas con semejante atuendo, así, paseando super dignas y con su cara de haba ante miles de personas y otros tantos medios, en la apertura de los JJOO, al lado de los diablos italianos vistiendo de Prada. Saludo por aquí, saludo por allá, y toda la grada atónita....'Ha llegado Jaime Lannister multiplicado por 300'.... De verdad que me descojono tanto que se me olvida que la cortina del salón esta hipertorcida y se me pasan las ganas de incenciarlas momentáneamente. Y digo momentáneamente porque justo ahí ya se han apoderado de mis pensamientos las cortinas torcidas, porque pienso, 'qué bien, comó de riso y qué feliz soy, no me importan una mierda la cortinas....cortinas...inas...dobladas....' y entonces me sube un calor por el estómago y un tensamiento de mandíbula que nubla toda mi mente y es cuando me imagino a mi misma con el atuendo de payaso ese, desfilando por el foro, sin un sitio donde esconderme, y entro en una barrena superpeligrosa y es cuando tengo que ser super rápididissisisisma en pinchar la otra pestaña de la pantalla para que aparezca cuanto antes Gryllotalpa gryllotalpa y ¡¡sólo pueda gritar!! 'aaaaaaaaaaaaGGGGGGHHH que asco de bichoooooooo!!' y toda mi mente se resetea mientras cierro  corriendo el ordenador y me pica todo, todo, todo y se me erizan los pelos de la espalda y ya parezco un Críter con la mente reseteada y feliz….tomo aire y puedo volver a empezar...unos 10 minutos calculo que puedes pasar con cada bucle en la actividad, tan divimamente. Unos hacen yoga y a mi  no me dará por correr...no.

Es que ya me gustaría a mi  que me diera por correr, porque soy plenamente consciente de las gilipolleces en las que se me va la vida, la juventud y la poca elasticidad que me queda. Pero es que no he tenido buenas experiencias, y, ya sabes tú, que alma de mártir no mora en mis adentros.
Una vez salí a correr, y casi no vuelvo. Alicante, 1997, debía ser. A mi migo Julián le dio por pensar que nos estábamos oxidando con tanto botellón y mala vida en el piso de estudiantes y que no iba a ser suficiente con embadurnarnos los brazos de crema hidratante mientras veíamos Crónicas Marcianas para contrarestar el efecto. Yo ahora lo miro desde la distancia temporal, y tampoco le veo mucho fuste, aunque en el momento me parecía suficiente terapia preventiva. La cuestión es que como para mi su palabra era Ley, sólo me preocupé de tener algo de ropa adecuada a la actividad que se le ocurriese, rezando por que ésta fuera salir hasta las 10am en vez de hasta las 7am. Pos no fue esa. ‘Damarín, vamos a salir a correr’ ‘ahora?’ ‘no, ahora vamos a merendar, que hace mucho sol, más tarde….vamos a Mercadona a aprovisionarnos de merienda energética y de paso calentamos’. A punto estuvimos de bajarnos los 17 pisos hasta la calle por las escaleras, por el rollo de ‘calentar’, pero por suerte, también hacía mucho calor en el rellano, ascensor mien. 'Aprovisionamiento de merienda energética y calentar'….así que, dando saltitos como canguretes llegamos a la sección de helados de Mercapeich y nos agenciamos un cubilete de litro de Hacendado, StrawberryCheeseCake, para ser más exactos, por lo bien que nos estábamos portando y como recompensa energética a futuro, total, lo íbamos a quemar más tarde…
Pues eso, fina me puse a StrawberryCheeseCake. Para cuando hubo bajado el sol, yo ya tenía la última cucharada en la boca y las Converse puestas (porque salir a correr con las Dr. Marteen’s no me pareció operativo, y ese era casi todo el calzado que yo tenía en aquel tiempo…quién lo diría, pero ese es otro tema). Y a la calle!! Qué sensación oyes!! Qué ritmo!! Cuántos coches!! Y qué de personas a sortear!! Trote, trote, trote…Plaza de toros…Calderón…trote, trote…panza p’arriba!! Panza p’abajo!! . Yo no recuerdo si el Julio me iba hablando o iba callao o iba persiguiendo al mismísimo Said Aouita, porque para cuando habíamos pasado la Cueva del Irlandés, a mi las lágrimas ya me habían nublado la vista. Sólo pensaba en mirar al frente y ver el Mercao de Abastos, sólo eso…’tengo que llegar al Mercao, por mis muelas!’. Pero el mercao estaba taaaaan lejos, y mi panza daba taaaaaantos botes….Efectivamente, lo que estás pensando. Al pasar raudos y veloces por la puerta de Clan Cabaret noté mi primer retortijón,pero hice caso omiso…a la altura del Hendrix, mis piernas iban solas y mi cabeza iba montada en un Núvol Màgic, ordenándole a mi cuerpo luchar en pos de la dignidad y en contra de las ganas irrefrenables de vomitar. Todavía no se cómo llegué a Alfonso el Sabio, pero una vez allí me paré en seco. Me temblaba todo el cuerpo, pero no se como conseguí articular un sonido gutural que, gracias a los años de convivencia, Julian entendió como ‘Oh, estoy perfectamente, pero no quiero matarme el primer día, sigue tu, y yo me vuelvo tranquilamente a casita,lalaralarita!!’. 
Y él siguió hacia los confines de la Tierra mientra yo me daba la vuelta con la cara desencajada esperando 5 o 6 segundos hasta que estuve segura de que no me iba a pillar tirandome en los escalones del mercao, implorando a la madre naturaleza que me arrancase el alma o por lo menos que sacase de mi el malditostrawberrycheescake con decoro o sin él….8 de la tarde, agonizando en las escaleras del mercao, donde todo el mundo queda para salir, y yo que no sabía ni cómo volver a casa, si es que acaso tenía una.
En este momento haré un inciso para que te hagas una idea de las distancias, porque, aunque creas que las sabes (pa eso te he puesto las referencias como garitos), nunca está de más la precisión suiza que te da Google Maps:
 Por si acaso no te funciona el zoom, te resumo:
Casa-Cueva del Irlandés: 200m
Cueva del Irlandes-ClanCabaret: 100m
Clan Cabaret-Hendrix: 200m
Hendrix-Mercao (Alfonso el Sabio): 200m
Alfonso el Sabio en adelante (confines de la Tierra): inexplorado conscientemente.

En fin, llegué a casa. Me crucé con Carmina (la habitante del piso más racional, que paso de nuestro rollo repollo cuando le comentamos el plan) en mi camino hacia el baño. Me encerré y creo que allí pasé décadas…supongo que los exámenes de la carrera me los pasarían por debajo de la puerta, porque no recuerdo haber salido hasta 1999.

Y esa fue mi experiencia con el running y por eso veo muy difícil que a mi me vuelva a dar por correr… y por nadar, tampoco…voy a escatimar los detalles de ésta aventura, pero sólo te digo que , cuando hubo desaparecido el recuerdo de mi maratón alicantino, Julián me llevó a nadar a la universidad…si, mejor que escatime los detalles, sobre todo el de el gorro de silicona que me hicieron poner nada más entrar en el recinto…a ver si tenemos otro rato y te cuento para que de descojones a gusto.

Algunos dicen que la culpa de todo la tuvo el StrawberryCheeseCake, pero yo creo que la Yoko Ono de todo este asunto fue la falta de equipación adecuada....por esto, ahora procuro realizar todas mis actividades indoor (las outdoor, las empezaré en septiembre) que requieran algo de movimiento y reflejos (como el juego desestresante de esta tarde), ataviada como mandan los cánones...y desde aquí imploro a los dioses de Olimpo que se tapen los ojos cuando pasen nuestros atletas por la Villa Olímpica vestidos de Coyote Dax, por favor, que han estado entrenando años, sean misericordiosos....

A.S.P.

17 junio 2012

De cuando no sabes cuando, pero un día la encontrarás estando bien despierta....


Mira, yo es que buena paciente, pues no soy. Tengo otras cosas, como mover el pápado inferior de cualquiera de mis dos ojos, a voluntad. Aunque eso parece no importarle a mucha gente. Creo que ya te lo he mostrado varias veces. Y otras cosas también domino, aunque entre ellas no se encuentre el ser buena paciente. Parece que todo el mundo está de acuerdo en calificarme de impaciente o y para una cosa en la que parece estar todo el mundo de acuerdo, pues yo no voy a ser la voz discordante. 
O si, porque mira, al final tenía yo razón, o no?... lo bien que estoy en casa con mis puntos y mis cosicas, paquí y pallá, despacito, despacito, te lo prome, que ahora mismo me recuerdo muchisisismo a mi abuela, que es una personica idéntica a mi, con 50 años más y 13 quilos menos, que también anda encorvada cuando alguien la mira….de hecho, tengo unas ganas de decir en todo momento ‘tendrá el señor poder?! Tendrá el señor poder?!’ que es su lema…

En flins, que yo aquí estoy mucho mejor que en la suite esta del hospital, que por mucha suite que fuera, ni tenía minibar, ni caja fuerte, ni secador. Ni servicio de habitaciones….tenía servicio de vias intravenosas, eso si. Pero nefasto. Ahí fue cuando ya tuve claro que no pensaba ponerle un buen comentario al complejo en el Trip Advisor. 6 veces me pincharon para tratar de ponerme una via. Con dolor, te lo aseguro, pero claro, es que una no puede quejarse de que así de primeras, por si la llaman ‘mala paciente’. ‘Es que se te rompen las venas’…. ‘perdona, no se me rompen las venas, me las estás rompiendo tú, junto con mis ganas de vivir’. A la quinta vez ya le dije algo a la enfermera del palo ‘bueno…no hay quinto malo, eh? Mira a ver si lo que necesitas es una escopeta! No esperes pañuelos blancos por mi parte si alguna vez lo consigues, tenlo claro’.  Pero si, hubo quinto malo y una sexta intentona, antes de la cual, decidí dejar aparcado momentáneamente mi dolor y mi cabreo para ayudarla un poco… ‘verás, mi corazón está aquí, y por ahí, seguro que pasa sangre y algún sentimiento, por qué no vamos a tiro hecho y me la clavas ahí? Yo he visto que eso se puede hacer en Pulp Fiction’. Pos no, llamó a una segunda enfermera, la cual vino, vio y venció a la primera y me dejó con esa sensación de ‘aquí SÍ experimentan con animales, y yo he venido a ser una comadreja de 1,60 más’.
Y desde ese momento, nada fue a mejor….sin comer desde las 22.00h del día anterior, y en esas se me planta en la habitación el anestesista, para preguntarme qué había desayunado….. ‘Aire y medio vaso de agua’… ‘Cómo? Pero si podías comer hasta 6 horas antes de la operación….’ ‘ah, pues mira, ni me atreví a cuestionarselo a la pava de admisiones, por el tema de no empezar a ser mala paciente ya a las 7 de la mañana…además estoy seca, porque tampoco he bebido agua más, y mira que a mi me da un miedo terrible la deshidratación desde que vi aquel documental de la vida en la Tierra sin agua, y bla, bla, bla…’ ‘Uins, pues ya no puedes, porque los líquidos claros se pueden beber hasta 2 horas antes, y para tu operación falta 1 hora y 45 min’… y allí me dejó, con la sensación de comadreja-cobaya que ha llegado a comprar entradas para Suede, 5 minutos después de que se acabasen….muy guay, te lo prome. Sin llorar, pa que nadie pudiera decirme que era mala paciente…y mira que yo lloro muy fácilmente…lloro cada vez que vuelo con Ryanair, no se porqué, pero se apodera de mi la congoja y no puedo evitarlo…

De camino al quirófano me encontré con la congoja y ya me la soplaba lo que pensasen de mi los transeúntes intrahospitalarios que se cruzaban en mi camino ‘mira, por allí va la mala paciente’ ‘oh, que mala paciente es!!’ ‘yo no se como pueden operar a alguien tan mal paciente…’ y así. Desconsiderados transeúntes intrahospitalarios.
 El desconsuelo me llegó porque se acercaba la hora de la anestesia, y eso, mira tu lo que te digo, es muy superior a mi. Me jode reconocer que haya cosas superirores a mi, pero es que la anstesia general es una de mis archienemigas, desde la última vez que anestesiaron generalmente para recostruirme  la cadera y varias cosas más y después me desperté en el infierno en la tierra…El país donde quieres hablar y no puedes. Miedo le tengo desde entonces.

 Más o menos, todo fue igual que la anterior vez, así que no tuve razones para parar de llorar.

Primero te duermen en el quirofano ese tan verde y tan aséptico, donde entras en bolas y con un frío de pelotas, mientras alguien te dice ‘ya verás, esto es como tomarse un gin&tonic’ aunque  tú estás viendo claramente que nadie tiene intención de preparar las fichas del poker ni nada…y antes de poder decir ‘conste que el color vale más que la escalera, que después no quiero problemas’ ya te has quedao tiesa. A partir de aquí, es el infierno.

Primero oyes susurros lejanos que poco a poco se convierten en voces a la oreja. Ahí piensas ‘por favor, no me mastiques el chicle en la oreja, que me da mucha grima’, pero no puedes vocalizarlo, con lo que empieza a apoderarse de ti un agobio que no sabes ni por donde te pega el viento. Empiezas a ser consciente de tu cuerpo entumecido y de que estás temblando a sacudidas sin control, aunque sigues sin poder abrir los ojos. El agobio se mezcla con la mala hostia cuando oyes algo del palo ‘A ver niña, como no te calmes no vamos a avanzar nunca’…..O_O…-_-…O_O…-_-…..ahí ya abres los ojos para quedarte con la cara de a quien le tienes que ensartar la katana cuando puedas levantarte.
Después de unos minutos sin dejar de temblar, tratando de mantener los ojos abiertos y moviendo la boca para facilitar la salida a tus palabras, consigues que te salgo algo como ‘aaaaggggfff, fang, faggg, grrrassdjddddd, ggggiiiiiiooooo, giiiiioooooo’ y rezas porque la de enfrente haya entendido algo como ‘te odio tanto o más que a las acelgas, sobre todo porque vas vestida de una, lo que te quiero decir es que me duele todo y tengo mucho frío’…pero no, y ella tiene a bien decirte con los ojos como platos ‘Si no me dices lo que te pasa no podemos ayudarte, así que te voy a dejar aquí hasta que quieras hablar, porque tengo más pacientes’. Entonces es cuando piensas donde podrías encontrar una katana a buen precio, y en que parte del cuerpo vas a tatuarte ‘Kill the Acelga’…Sip, uno nunca sabe cuando va a cambiar el sentido de su vida.

Piensas que todo acabará cuando llegues a la habitación y te traigan tus espaguetis carbonara… y ya mandas tus propósitos de buena paciente a tomar por culo cuando te llega el médico a decirte que lo próximo que comerás serán unas galletas en el desayuno del día siguiente, y que si ves el final del túnel, pegues un sorbito de agua pequeño…pero sólo si ves el tunel, la luz y a San Pedro. Pues claro, una cosa es es buena paciente y otra muy distinta es ser el Chico de Oro, o el Dalai Lama. Yo si no como me pongo muy potrosa, es lo que hay.

Entonces tu único objetivo es el alta hospitalaria. Y, a mi que no me vengan con cuentos, pero cada cual hace lo que cree que es mejor, en pos de tal fin. Algunos sonríen un montón cada vez que les visita el médico, otros se hacen los dormidos, otros se comen todo el puré aún a riesgo de morir intoxicados, pero con su alta. A mi, si me traen el puré acompañado con un yogur de macedonia, pues me están abocando a la táctica 2: el mega enfado.
Y así he llegado hasta mi sofá…mediante el enfado supino y la huelga de hambre. Camino reprochable? Sip, pero efectivo, con lo cual, tengo los oidos cerrados a las críticas, no te canses.

Aquí soy feliz, aunque pienso volver al hospital cuando haya recuperado del todo mi movilidad Ninja. Por dos cosas. Una, para que me quiten las grapas estas diseminadas por la barriga que me han puesto con un criterio más que reprochable, o cuestionable, como mínimo, a no ser por que el cirujano haya querido hacer un ‘une los puntos’ y ahora vaya a tatuarme los números en cada puntito, aprovechando las 37 marquitas que tengo de mi anterior operación. La segunda cosa es para que me expliquen porqué cojones peso 2 quilos más que cuando entré en su hospital, si lo único que han tenido a bien darme de comer han sido unas galletas pulgosas…porque yo fui a que me quitasen un mioma, no a que me metiesen dos cartones de leche….no creo que encuentren mi firma en dicho consentimiento.

Pues eso, en esas estamos…ya te iré informando de mis progresos andarines. Y bueno, decirte que no tengas miedo de la anestesia tú, eh?? Que hay gente a la que le sienta genial…o eso dicen….a mi es que las drogas nunca me han sentado nada bien, así que yo te recomendaría que no probases ninguna. Enganchate a la vida y come algo antes de entrar en un hospital.





A.S.P.

05 junio 2012

De cuando el tamaño SI es importante, por lo menos para mi...


Mira que son caprichosos los números y mira que se suda en la consulta del médico. Mira, mira, mira…como odio a esa gente que te responde a todo ‘ah! Pues yo es que no sudo nada’….pero, vamos que da igual de lo que vaya la conversación, eh?, en algún momento te enteras de que ‘ah, pues es que yo no sudo nada…’ ‘ah, pues qué bien y que don tan estupendástico te ha dado la naturaleza, lástima que no sepas gestionar la información supuestamente interesante/provechosa sobre tu persona, porque es lo que te falta para que te dejen ser uno de Los Vengadores. Me hastías.'
 La cuestión es esa, que yo me nervioseo mucho en las consultas por varias razones: por si no entiendo lo que el facultativo/a me vaya a explicar, por si me va a explicar algo super horrible, por si la bata le viene demasiado apretada y no puedo dejar de fijarme en los botones apunto de estallar y no me entero de lo que me quiere explicar, y por si me regalan el fonendoscópio. Esto último es lo que más estrés me produce y me hace sudar como un pollo (entiendo que los pollos sudan muchísimo, porque están todos ahí super juntos en las fábricas de huevos, no porque nadie les vaya a regalar un fonendoscópio, supongo, cosa que vería una injusticia frente a la cual movilizarme, aviso al colectivo de farmacia).
 Debí ponerlo en la lista de bodas, el fonendoscópio. Si hubiera habido lista, allí habría estado en las primeras posiciones, junto con los cartones de tabaco, la máquina del tiempo y los Manolos.

No suelo ir mucho al médico por estas razones, para no desilusionarme, que soy de fácil desilusión.

Mi dentista es el que más me ve, y no por ello he dejado de nerviosearme cada vez que voy. Cualquiera diría que me nervioseo de amor, cosa que aprovecho la entrada para desmentir, no por nada, porque hay que ver a Pablo enfundado en su pijama de operar muelas….tan plantao, tan dentista, tan jugador de ajedrez/otros y tan morenazo, no, no por él, si no porque la que me aspira la saliva es su flamante mujercita, una de amiguitas del alma y….bueno, básicamente por el aspidaror de fluzo ese que porta, nunca me atrevería yo a levantarle la ceja mientras me quita el sarro y las bacterias.

Si recuerdas mi sonrisa, encontrarás obvia tanta visita al especialista….no por perfecta, si no por el tamaño de mis dientes, claro, que siempre he pensado que no me correspondían…de hecho alguna vez me he planteado seriamente que mi madre limó, barnizó y pegó a mis encías unas tizas que encontraría por ahí, harta de verme mellada, una noche de desesperación para/con la mella ajena, porque yo no recuerdo el proceso de aparición de estos icebergs, sino, bien sabes que lo hubiera parado antes….
Pues eso, yo llego, le cuento mi vida a Pablo a la velocidad del rayo, porque después no me deja hablar, al tiempo que él me enchufa un foco gigante de ochocientos mil vatios en toa la jeta, Ana me enchufa el aspirador y entre el calor y que no puedo hablar, pues imagina…como un pollo.

Hoy he ido a un reconocimiento, he entrado chopada y he salido indignadisima, otra vez. Y mira que yo llego con predisposición…no me he puesto medias, la camisa era fácil de abrochar ( no como la última vez, que casi acabamos ahorcados el técnico y yo) y los tacones eran de 8 cm. Pues nada, no ha sido suficiente el acto de buena voluntad de las medias para que me dejasen medirme con los tacones!! Pero qué más puede una mujer hacer para que le dejen subir al peso vintage con su calzado habitual??!!. Pues va el tio y me apunta 1,58 en el papelajo… ya hemos empezado mal, ya he empezado a nerviosearme y he notado como me temblaba el parpado inferior del un ojo (pongamos el izquierdo)... pero no he perdido de vista el papel y el boli en ningún momento, a la espera de la oportunidad de cambiarlo. Que si quieres flores, margarita. 
Me ha tenido ocupada todo el rato… ‘ahora métete en esta cabina y ponte estos auriculares, el rojo a la derecha, a la derecha…a la derecha…esa es la izquierda…levanta la mano cuando oigas pitidos’ Bastante tenía yo con no perder rastro el papel desde dentro de la cabina como para oir los pitiditos esos de delfín que me ponía desde fuera!! Algunas personas no entienden que otras tenemos misiones más importantes para acometer las que ellos nos imponen…este era de esas. Me ha abierto de sopetón la cabina (con el consiguiente supersusto que me he dao) para decirme ‘no escuchas nada??!!' ‘no’…y otra vez, y otra vez…al final he descubierto que la clavija de los auriculares no estaba enganchada y yo haciendo el ganso dentro de la cabina, creo que lo ha hecho para desviarme de mi objetivo original.
En fin, después los ojos, los dos, paquí y pallá con las lineas y encima con recochineo ‘como tienes problemas con la derecha y la izquierda, levanta la manita donde veas el hueco’... después me ha hecho soplar como si mi trabajo consistiese en llenar zeppelines de aire pulmonar y mandarlos a dar la vuelta al mundo (con tripulación), a continuación me ha dicho que dejase el boli en la mesa, a lo cual, me iba a negar en un principio, pero ya he visto que no iba a tener mucho sentido montarsela por un boli y después explicarlo en el trabajo….después me ha llenao el cuerpo de cables y pinzas para electrocardiogramearme y el papel alli...tan inalcanzable…y yo tan lejos, desprovista del boli….pues que no he podido, y la información ha trascendido, al final. 

Hemos pasado a la siguiente sala, yo por mi propio pie, y el papel con el dato falso en la mano del técnico.

Jaus- Buenas tardes.
Yo- Buenas tardes las de Dios.- primera broma no captada y sin fonendóscopio a la vista, cero motivos por mi parte para trabajarme el éxito de la entrevista...me he dejao...
Jaus- Fumas
Yo- en las reuniones sociales…nye…- ¿qué pasa? Es que casi siempre estoy con gente cuando fumo!! Ahora mismo estoy contigo…no crees que esto sea una reunión social? Qué eres? Una planta?? Joe….es que a veces tienes unas cosas…
Jaus-¿haces ejercicio?
Yo- sip, se podría decir que estoy preparando un ironman….- el tio ha arqueado la ceja como si no me creyese!! Tócate los huevos! A ver quien tiene cojones a decirme que no estoy preparando un ironman....Si no de qué iba a montar las que monto preparando pasteles de avena?? Amos!!
Jaus- ¿Bebes?
Yo- Sip, por miedo a la deshidratación, que un día vi un power point de la vida en la Tierra sin agua, y me dejó loca, como Mulholland Drive, ¿la has visto? Es brutal..
Jaus- Alcohol
Yo- menos que agua, pero también trato de mantener niveles aceptables…
Jaus-bla bla bla
Yo-bla bla bla bla bla bla y más...

Cuando se ha cansado de la plática sin sentido, ha empezado a darme golpes por todo el cuerpo, con las manos, con un martillo, me ha localizado el tapón de mi oreja izquierda (o era derecha?) y cuando ya pensaba que me piraba sin tener que llamarlo al orden ha pronunciado el dato: ‘vale, pesas más o menos igual que hace dos años’ (¿cómo que MÁS o menos? Será menos, no?) ‘y mides 1,58’….O_O…-_-…O_O…-_-…O_O… Tragedia.

Yo- no.
Jaus- si.
Yo- ese dato está mal. Yo mido 1,60.
Jaus-vale.
Yo- no, en serio, por ahí no paso….es que de verdad yo no se que cojones os ha dado a todo quisqui con el 1,58!!
Jaus- Los analisis te los tienes que hacer en….bla bla bla…

Y me ha dejado ahí con la palabra en la boca!! Como si no me echase cuentas!! Tú te lo puedes creer? Oye, que eso se queda ahí en el expediente y no te lo puedes quitar ni patrás….pues el tío como si nada!!

 Yo mido 1,60, desde que llegué a la Comadreja en la cinta de medir de mi prima. Eso es inamovible…si el resto del universo quiere pensar que mido 1,58, pues mira, con el culo torcido se van a quedar cuando llegue el día del juicio final y salgan a la luz todas las medidas… riéndome me voy a pasar la eternidad de todos aquellos! Desojonada viva (es un decir) de todos los que me apuntaron una vez con el dedo y me dijeron….eso. Es que no lo quiero ni repetir!! Los veré pasar por la eternidad con la cabeza agachada cuando se crucen conmigo… pero no me pienso olvidar de ninguno….¿Tú has visto El Conde de Montecristo? Pues eso.

Porque… ¿Tú dirías que mido 1,58? No, ¿no? ¿Y me ves más gorda?

A.S.P.