Páginas

25 agosto 2011

De cuando sueñas con que vas a una velocidad de 300 MB/sec


Mira, la palabra que más odio del universo (de un tiempo a esta parte, porque antes me la traía al pairo y no se cuanto la mantendré en el foco del odio, que tengo un foco del odio muy inestable, como ya sabes) es ‘conectando’. Seguida muy de cerca por ‘bucando’ (red) y por los grupitos de palabras ‘No dispone de ninguna conexión a internet’, ‘señal muy débil o nula’ y ‘creo que está amaneciendo’. No se exactamente en que orden.
¿Cómo que ‘conectando’? Oye, conectar es muy rápido! Mira…..click….conectao!! qué pasa? Qué coño pasa con los cables? quién no encuentra el enchufe? qué es lo que pasa!!??Qué me habeis prometido unos bytes que no teneis? Qué alguien se está comiendo mis bytes? Que nadie se coma mis bytes, oye, porque no respondo. Como cace a alguien robándome la conexión, aquí se va a liar la de Dios es Cristo. 
Y lo digo en serio, porque me ampara la ley, la norma y la costumbre como pagadora fiel de facturas de ONO y Orange (y seguro que MoviStar me cuela alguna) y me atenúa el periodo de 3Gdependencía y wasapadicción que atravieso. Sueño con fiestas de descargas sin límites y velocidades nunca vistas .Yonqui de la cobertura, así me encuentro. Ya no veo suficientes 3 rayitas de cobertura…necesito más. El día menos pensao, me pongo a bajar ‘El mundo en Guerra’, desde el teléfono, a ver si me da una sobredosis ya, y cesa este sufrimiento.

Y es que, de verdad, que yo no se como he dejado que se me vaya esto de las manos así. Es que no lo entiendo. Si a mi me la repanpimflaba todo este tinglao tantísimo, que me daba hasta rabia!
Los reyes me trajeron un ordenador un día (de reyes) y yo lo primero que hice fue limpiar la impresora por dentro (el mismo día 6) y cortar unos cables que parecían como papeles que se habían colao, porque no soportaba que hubieran papeles abandonados dentro de mi impresora. La abrí, los ví, la cerré y esperé a que mi padre se levantara para contarselo y que los sacara él. A los cinco minutos, me entró la ansiedad de pensar en esos papeles que estaban ahí dentro. Los cogí, pero no salían y los corté yo misma, porque no iba a estar dependiendo siempre de mi padre, que además igual se levantaba a medio día.
 Para medio día, ya tenía una muestra de que la impresora había dejado de imprimir. Con el papel en blanco fui a mi padre, del que todavía dependía económicamente y se lo confesé todo : ‘papá, la impresora está rota. Se mueve, pero no escribe, hay unos papeles que he tenido que sacar de dentro porque, se ve, que estaban sueltos, mañana la devolvemos, voy a ver la tele, porque el ordenador, sin impresora, no me causa sensación’. Y mi padre….observando la impresora y sus adentros murmuraba al tiempo que yo salía por la puerta ‘estas bandas son circuitos que van al cabezal…parece que se han cortao con unas tij….’. No se como se las arregló con el de la tienda. Y esto es un ejemplo de lo que me interesaban a mi los ordenadores.

Ya de más mayor paré la facturación de una empresa que repartía chorizos a nivel internacional, durante más de 3 horas, porque yo no podía ni imaginarme que una tecla con una lunita dibujada podía llevar a la hibernación irremediable e inexorablemente a todo una delegación de levante. Es más, no podía ni imaginar que algo que no fuera un oso podría caer en tal estado de somnolencia. Después de 3 horas al teléfono con el departamento de informática en la central de Girona, mi contacto allí vio la luz al juguetear desesprado con su teclado…. ‘Dama, recuerdas que estabas haciendo cuando ‘todo se apagó de repentens’, puede que le dieses a una tecla con una luna dibujada? Si es así…porque no me lo has dicho antes?’ ‘Pues yo que se, Pep, no me pareció relevante!!’. Mientras en mi cabeza sonaba ‘el tio Peeep s’en va a Muroooo, tío Peeeeep’, en Girona planeaban despedirme y en Alicante matarme. Pero a Pep es un tío guay y creo que omitió el dato de la hibernación e inventó un ‘system failure’ superchungo patata, causado por un mareo epinefrítico de la placa base.


Es lo que tienen los informáticos, al igual que los mecánicos, que todo el mundo deposita sus esperanzas en ellos y nadie se atreven a cuestionarlos…’¿me has recuperao las fotos? Y las canciones? Pues vaya usted con Dios, póngame a los pies de su señora y si un día te veo por el barrio, te invito a una copa’.

Vamos que nunca he echao cuentas, porque a demás, se me da bastante mal. O se e da bastante mal, porque nunca he echao cuentas. nu se.
Era de las que pensaban que los mails llegaban al ordenador de uno, como si fuesen correo físico, y desde otro ordenador no se podían consultar.
Yo también llamé al técnico informático de la oficina, atacada de los nervios porque no me salían los bordes en azul. Y me quedé con la estupefacción como rictus cuando me hizo levantar de la silla, ir a la impresora y abrir el temita de los cartucho ‘Cuantos colores ves?’….’negro’…. ‘ tu láser es monocroma, sorpresas te da la vida’.

Intenté copiar y pegar las canciones de un CD original a mi primer mp3, para tener divertimento a la mañana siguiente en el trabajo, como hacían todos mis compañeros de beca. Estuve una semana entera, poniendome religiosamente los cascos, delante del ordenador, como hacían todos los demás…sólo que yo le daba al play y me encontraba con la nada. Y miraba de reojo al que estaba sentando a mi lao, para ver como se comportaban los que sí tenían música real…aprendí a dar golpecitos en la mesa y mover la cabeza rítmicamente y a mantener mi orgullo inctacto, mediante el ostracismo.

Al de al lao se la tenía jurada, porque era un chico super guapo, que vestía super bien y que hacía los ejercicios con la punta del capullo. Cuando nos presentamos, intercambiamos nuestros nombres y unas advertencias. El me dijo que había estudiado informática y yo le dije que no me tratase con condescendencia. Yo es que prefiero dejar claras las cosas desde el principio de las relacciones. Se puso los cascos mirándome fijamente con sus dos ojos azules y empezó a hacer el ejercicio. Yo me puse mis cascos, escuché mis psicofonías tratando de mantener el ritmo con la cabeza y seguimos nuestras vidas como si tal cosa. Hasta que llego el día que creí morir al tratar de definir una variable numérica editada. Después de 4 horas tratando de averiguar como formularle la pregunta sin parecer desesperada, me lancé… ‘Oye, perdona, tu esta variable la definirías así?’…..silencio…ojos azules…pausadamente miró a mi monitor y sin devolverme la mirada ni quitarse los cascos dijo ‘NO’, y volvió a lo suyo. Mentalmente lo cogí de los pelos y lo arrastré por toda la sala con una fuerza sobre humana, mientras gritaba ‘y como se haceeee??? Aaaaarrrrrgggg me comeré tu corazóooon alma impasible!!! Aaaaarrrrggg!! Y le arranbaca la piel a tiras al tiempo de clavarle el tacón en un ojo. Mentalmente. En la realidad, una lagrimilla asomó por mi ojo derecho, ya no escuchaba ni psicofonías, sólo hice un juramento ‘Esta te la voy a devolver….al pan vendrás cuando tengas dudas sobre el escarabajo pelotero’. Hace 7 años de eso y ahora somos amigos, muy buenos amigos. Aunque he de confesar que solo mantengo el contacto a la espera de que le surja una duda sobre el escarabajo pelotero. El día que eso pase, se acabó la farsa y los viajes a Londres de conciertos y vino y rosas.

En fin, las paradojas de la vida te muestran situaciones tan inverosímiles como que Hitler estuviera nominado a Nobel de la Paz o que yo ahora me dedique a programar ordenadores para una entidad financiera.
 Que no pueda vivir sin conexión y que me plantee pedir una excedencia en el curro para actualizar mi estado de forma coherente en todas las redes sociales de las que soy miembro. Acojonante cuestión las vueltas que da la vida…
Uins!! creo que ya ha pasado el estado ‘conectando’ a ‘conectado’…me piro…aaaaarrrrggg me piro que tengo q ver que ha pasado en Facebook en todo este tiempo!!!y además me tienes aquí dejando de ganar manos en el PokerStars!!

A.S.P

1 comentario:

  1. Veo que al final el gen García Rato has consguido evitarlo..eso sí, te digo que no se como saldrán tus hijos, porque uno más con estos problemas y Paco puede que presente su dimisión. Q curioso lo de tu amigo de Londres...no sabía esa historia!

    ResponderEliminar