Páginas

27 junio 2011

De cuando sabes que el próximo sobresalto petardil te convertirá en asesina


Mira, a mi me gusta la mascletá, me gusta, pero no veo claro el tema de que los petardos se puedan vender sueltos a cualquier hijo de vecino sin carnet de Mestre Pirotécnic, ni de conducir, ni de biblioteca, ni na. No lo veo claro, que quieres que te diga.
Tendrían que venderse por lotes de mascletá o nada. Así, otro gallo nos cantaría… ‘hola, me da un petardo borracho?’ ‘si, claro, va a lote con estos 18 trabucazos de colores, la palmera verde, azul ya es más cara, tres series de silenciosos con silbidos que acaban en nube sonora revienta tímpanos y cuatro series de estos caramelos gigantes que suenan como saben, a rayos…ahora necesito la escritura de propiedad del solar donde va a instalar todo esto, libre de cargas, el permiso del ayuntamiento y del AMPA del colegio más cercano, y el consentimiento escrito de tus padres, junto con los 4000 euros que vale el pack’…pues mira, si el chiquillico de turno cumple todo eso y otras cosas que seguro que paso por alto por desconocimiento, pues bien, yo no pienso interpornerme, así, por cabezonería…pero si no, pues veo que este tema está montado de manera bastante irregular y muy poco responsable.
Y tu me dirás que entonces que sólo los niños insultantemente ricos podrían disfrutar de la tradición en las fiestas patronales valencianas….y yo te diré, pos si.
A mi me parece bien que Borja Thyssen se monte su movida mascletil en el Thyssen-Bornemisza, y le deje a su madre al borde del infarto cada vez que pase por la sección renancentista (cuando arreglen sus enfados, claro, así rollo bromeja…)….o el Javier Hidalgo este (¿éste que edad tiene?) reproduzca la cremà en un avión de su padre, se vista de bellea con sus moños y todo, que para eso tiene esa melena pulgosa y aterrice en Ibiza al ritmo de cohetes y charamitas…oye, elitista, pos igual si, pero minimiza oportunidades de que descerebrados mocosos y/o adolescentes me atormenten a mi con los petarditos de los cojones…

Y también es por ellos, eh? Mira que a mi señor padre le explotó un petardo cuando adolescente, en toa la mano, jugando en las fiestas de su pueblo, y después se la tuvieron que curar metiéndosela en la barriga un montón de tiempo (dentro, te lo prome, con una operación super chunga), dejándole una cicatriz del tamaño de Arkansas en la panza, una guitarra sin estrenar que acababa de regalarle su padre y un susto de tres pares de cojones en el cuerpo.
Lo de la guitarra es lo que más le caló, yo creo, porque después de semejante pifostio que se montaron para reconstruirsela y tal, él no pierde oportunidad de recordarme que me cargué en tres días la guitarra sin estrenar que me dejó como herencia en vida, que le regaló su padre y que él no pudo llegar a tocar porque le explotó un petardo en la mano…yo llevo años pensando que el asunto tiene más que ver con su escaso oído y ritmo musical (que también ha tenido a bien dejarme en herencia, esta vez genética, junto con el rencor…que rencoroso es el jodío…), que con las secuelas del fatídico accidente, básicamente porque al final su mano quedó perfecta, con sus huellas dactilares y todo, exceptuando una uña de un dedo, que nunca le volvió a crecer…no se si alguna Navidad le llegaré a preguntar si en su pueblo no vendían púas, no quiero arriesgarme a que, con la mano de cinco uñas me mande de vuelta a las Torres Petronas, porque mira, son chulas, pero el viaje de vuelta es cansino de cojones…

La cuestión aquí es que le dejaron jugar con petardos y ahora le falta una uña en el dedo corazón de la mano izquierda…yo le quiero igual, pero sólo Dios sabe lo que ha pasado él por la tontería del petardito…Papá, desde aquí te confieso que ese dedo siempre me ha dado un poco de miedo, pero que te quiero igual o más que si lo hubieras tenido con uña, porque dedos con uñas los tiene todo el mundo. Y que voy a fotografiar tu panza para colgarla el Facebook, porque la gente es reacia a creerse tu historia, y también voy a colgar la foto que te hice bailando el Single Ladies de Beyoncé en la boda del Jose, para que la gente vea dos cosas, el dedo y que no perdiste la alegría…y este domingo subo a comer, por lo cierto, que Frasquita me haga fideos.

En fin, que yo no quiero que se repita la historia de mi padre, mayormente, y que nadie se vea privado de forma prematura de su carrera como estrella de campamentos, misas y botellones, guitarra en ristre. Y, secundariamente, también pido una revisión de la norma, porque me gustaría sacar de mi cabeza esa imagen de mi misma que, con cada detonación amateur que llega a mis orejas, veo más y más plausible, en la que me convierto en francotiradora de las fuerzas justicieras, a la que el lado oscuro le obliga a acabar con todos los monstruos petarderos del racó de enfrente de mi casa….que se me vaya de la cabeza, que alguien regule el tema de la venta de petardos, por dios, que ya veo mi balcón con forma de Estrella de la Muerte, que se que, una vez entre en el lado oscuro, no voy a controlar y después tendrás que venir a traerme tabaco a Fontcalent…

A.S.P

2 comentarios:

  1. Querida prima mía:
    Doy Fe de la cicatriz del papa y doy fe de la no uña!! y dicho esto te diré que estoy totalmente de acuerdo contigo en la regulación de la ley petardil en el futuro.
    No descartes la ponencia en algún Hospital Universitario respecto a la mano dentro de la barriga para que generase carne. Es una anécdotaque cuento y nunca nadie se cree, es más, me miran con esa cara de "pero qué ignorante eres...."
    Lo de la guitarra es normal que tu padre no te lo perdone, qué fué del "alabaré alabaré, alabaré alabaré, alaaaaabaré a mi Señooooorrr"

    ResponderEliminar
  2. Yo lo de la mano en la barriga aún no lo veo..no es q no os crea, Dios me libre, pero no lo visualizo..En cuanto a los permisos para una correcta utilización de la vida petardil, te ha salido tu vena funcionaria...(todos tenemos una en nuestro interior)...has pedido más papeles que el mismísimo Ayuntamiento..
    Lo de la guitarra veo que fue un drama familiar que os marcó, tu hermano tb lo comentó en la boda...
    ESTER CILLA

    ResponderEliminar