Páginas

03 mayo 2011

De cuando quieres mandar al pozo al emisario como hizo Leónidas...


Mira, yo me alegro un montón de que estén lloviendo chuzos de punta… como si quieren llover cantos rodados, pero que siga esta incomunicación, por favor.
 Hombre, me da un poco de pena por los coches, las alcantarillas levantadas y la gente a la que le ha pillado en la calle y tal…por todos…menos por uno, un ser que se que viene de camino, viene a mi encuentro, lo noto…lo visualizo como Frodo visualizaba aquella cosa de fuego, que a mi, por más que veo las pelis, siempre me ha parecido un mejillón gigante, por no decir algo más soez… no me jodas, con la cara de clímax y estos retorcimientos espasmódicos que le dan al otro, no me digas que no parece que ve un megachirri...no? bueno pues nada, ve un mejillón.
La cuestión es que yo, cada vez que me quedo quieta, de una semana a esta parte (no necesito ni ponerme anillos ni nada, y te juro por Arturo y por su esposa Ginebra que no me recorre el cuerpo un latigazo de chispas y placer, como al salido del hobbit) visualizo al señor portador de mi convocatoria a las mesas electorales.
 Dicho así, no parece nada del otro mundo, pero espera que te explico, que el tío no viene a convocarme para votar, como yo pensaba la primera vez que se personó aquí con su cartita del infierno, nah.

-Es usted el  Jonh Connor? -nombre en clave que me gusta utilizar a veces, por no desvelar mi identidad, ni nada, pero que no es el mío verdadero.
-La que viste y calza tacones de 10 p’arriba.
-le convoco a las urnas.
-que majos los del censo, pero hombre, no tendría que haberse molestado, si yo ya pensaba ir a las 12 o así, es que hace dos años se me fueron un poco de las manos las copas del sábado - yo y mi puta manía de contarle mi vida a cualquiera que se para dos segundos a escuchar- pero vamos que el domingo este voy, que me interesa mucho, ¿es que ahora han puesto hora por apellidos o algo?
 -si, la suya es a las 8 de la mañana, es usted primer vocal de la mesa 3 del distrito 12…- de no se cuantos apartados de correos más.
-ah, no, no, a mi no me viene bien, que vienen mis padres a comer y bastante tengo…si no le firmo el acuse,¿ puede usted, señor, decir que no me ha encontrao?
-no, firme aquí – es una piedra el tío.
-¿y si no voy porque me encuentro mal?
-vendrá a por usted la policía y tendrá que presentar un certificado médico. Firme.

Y a puntito estuve de firmar ‘Pipi Calzas Largas’ pero es que el tío no quitaba ojo!! Y ahí me dejó debajo del marco de la puerta de mi casa, como si esperase un terremoto, nerviosa, asustada, con una pequeña esperanza de que pudiera ser incluso divertido, pero con la sensación de que, lo que iba a ser. era una ful de Estambul como un piano (ves que fina…es que me han dicho que digo muchas palabrotas y ahora evito poner cosas como ‘sabía yo que eso iba a ser una puta mierda, que me la habían metido hasta el fondo convirtiendo mi asqueroso domingo nihilista en una gran montaña de jodida desesperación, supernihilista’).

La segunda vez que se me convocó, yo había adoptado la técnica que no estar nunca en casa. Compras y cañas, molonamente, con la excusita de ‘el señor que me acecha, no vaya a ser’. Siendo franca, yo no pensaba que fuese a tocarme la china dos veces seguidas, pero el desenfreno se había apoderado de mi… Casi me tiro por el balcón cuando un día llegué a casa a las mil (hora y estado en los que yo estimaba que ya los certificados no era legal firmarlos) y me encontré que la cartita la había recogido y firmado Graciela (a esta le voy a dedicar una entrada entera, no preocuparse, que tengo mucho en mi alma para ella, casi nada bueno). Pues eso, hígado y tarjeta de crédito a la UCI para nada.

La cuestión es que no eché cuentas de lo que le pasaba realmente a ese hombre hasta la tercera vez que me convocó… y ya empecé a atar cabos. Era sábado. Yo estaba en casa en plena performance, ya sabes, que tu también lo haces, pijama a la caderita, pancholina fuera, escoba-micro bien ecualizada (lo que me gusta gritar en medio de la canción frente al espejo ‘bájame la reveeeer!!!’, se lo vi una vez en un concierto a la de Killer Barbies y me dejó loca), pues eso, lo que son los sábado por la mañana de limpieza musical…el timbre, busca el resto del pijama, no me da tiempo a quitarme la pintura de la cara, igual no saben que estoy dentro… busca pijama!!, más timbre, joder, joder, joder, pues la bata! Y abro…Ramón (nombre en clave, again). Ese señor estaba calado hasta los huesos, de amor, por mi, claro, o por mi marco de la puerta, una de dos, si no, dime tu como te explicas esto!!! ¿cómo es posible? ‘Ramón!! Otra vez no puedes convocarme!! Que mierda se vota ahora?? Pero todo esto por que no se vota junto?! No me habrás convocado para contar los sms de Gran Marrano, no?? Tu has estado manipulando el bombo!!!’ Apelando mentalmente a su sentido común y sus core values.

-Es usted Marta Luisa de Noruega (clave, nombre en clave, si)?
-No puede ser, esta es la tercera vez seguida que me convocas, es estadísticamente imposible, impugno la convocatoria.
-Firma
-No, no firmo, dime ya lo que quieres de mi, que pasas por mi lado para hacerme sufrir, que el daño que estás haciendo un día lo pagarás, porque el protector que tu tienes un día te convocaraaaaa – coño, ya que llevaba la pintura en el ojo y la escoba ecualizada…
-Firme aquí en la casillita.
-Pues que sepas que no pienso ir.
-Pues eso es un delito, vendrá la policía, y si no tienes certificado…
-Tengo que irme de viaje, mira, que me caso, y el viaje es obligatorio, no puedo faltar, porque faltaría el 50% de la expedición, hazte cargo – ‘ramón, lo nuestro no puede ser, deja de convocarme, te lo suplico, no me hagas hacer una locura’, es lo que transmitían mis ojos, creo.
-Eso es asunto suyo – decía mientras clavaba su pupila en mi pupila azul-amarillo, con inmenso pesar, yo lo vi, ganas de morir, entiendo, un hombre venido abajo, como Jesús después de la Última Cena (véase primera entrada).
Pero es que Ramón se debió de tornar de repente en un hombre de hierro, orgulloso y con un sentido de la responsabilidad descomunal, porque hizo de tripas corazón, me quitó el boli (resentido, que lo noté, que no hacía falta estirar tan fuerte, ni que me lo fuese a quedar, vamos) y ahí me volvió a dejar…convocada, por tercera vez.

Ahora, que para huevos de hierro, los míos, que disgustos me han dao, y yo ya había decidido que no pensaba ir otra vez a ese matadero, así que arreglé los papeles del viaje por nupcias y tal y tal y le dí con todo mi altanero desprecio en las narices a Ramón al no personarme en la Europeas….eso si, me tuve que casar.

Y el miedo que tengo es ese…que yo no se por donde voy a salir cuando vea en el quicio de la puerta a mi pretendiente senior por cuarta vez. Se que haré lo que sea para que rompa la maldita carta y marque de una vez la casilla ‘deceso del destinatario’, coño, que firme el ya algo, no??!! Por eso me gusta ver las calles inundadas desde aquí. Eso me da tiempo de vida. Tu sabes si la Virgen de la Cueva tenía un paso en Semana Santa? El año que viene me hago camarera de esa virgen, si hace falta.

Joder, creo que otra vez me he perdido el partido…con lo que me gusta el futbol!! Y sus penaltis! 

A.S.P.

3 comentarios:

  1. joder...esta vez me he pasao de largo...no pasarse de largo, nota mental.

    ResponderEliminar
  2. Prima de mis entrañas... bien sabe Dios y la Virgen de la Cueva, que me he visto obligaica a crearme un Blog para poder poder comentar tus entradas... no me ha quedado mas remedio y conste en Acta que ha sido a prisas y carreras y sin currarme la apariencia ni na de na... eso ya se andará.... A lo que iba yo, que me veo venir que voy a tener pesadillas durante 18 laaargas noches con el tal Ramón, el cuadraico de la firma, el boli bic y tu Graciela firmando de mi parte!!. Hoy mismitico le digo yo a mi Graciela que no abra la puerta a ningún desconocido y es más, me pillo un hotelito en destino desconocido (cual luna de miel de príncesa de Inglaterra) y no me encuentra el de las notificaciones ni viva ni muerta!! He de decirte que no me toca la camisa al cuerpo cada vez que suena el timbre... si me trincan y tengo que casarme para no ir lo veo precipitao mira lo que te digo

    ResponderEliminar
  3. te puedes creer que yo no sabía que la 2ª vez que te fue a buscar tu amigo fue porque lo firmó Graciela?! Ojo al dato que están al acecho, esta mañana me ha comentado un amigo que a las 7.30 de la mañana (sí, increible para un funcionario...y lo siento si alguien se da por aludido, si es que es envidia pero no sana, envidia envidia!!)pues estaban aporreando al timbre para llamarle a las mesas esas....POr cierto...prepara los papeles del divorcio, y si eso ya te casas otra vez al año que viene, para ir acumulando escusas....

    ResponderEliminar