Seleccionar página

Mira, yo sobre los impuestos no tengo opinión. Bueno, que tontería, tengo opinión, porque no iba yo a privarme de opinar sobre algo, ya lo sabes tu, lo que no tengo son fundamentos sobre los que basarla. Fundamentos objetivos, quiero decir.
La verdad es que me importan bien poco, no me mueven el piso. Digo esto, porque si saco la medía de las veces que pienso en los impuestos a lo largo de un año, por poner un periodo, pues me sale más bien baja, imperceptible. ¿Crees que tengo alguna idea de que bienes, servicios, activos, pasivos y demás hierbas están gravados y con que tasas o porcentajes? ¿Cómo cuanto crees que me importa el tema? Yo te contesto, no aventures: una mierda. ¿Qué debería? Pos igual si. ¿Qué si me lo he repensado y he hecho examen de conciencia y ahora me importa? Pues no, sigue sin moverme el piso lo más mínimo, siento decepcionarte. Puede que en otro momento de mi vida eche más cuentas, que se lo que estás pensando, pero es que hoy, pues no.
¿Tú piensas mucho/algo en los impuestos? Bueno, si quieres hablamos un poco sobre ello, pero te aviso que me voy a aburrir rápido.
Este mes he pensado dos veces en los impuestos, lo que supone un pico importante en la estadística. Hace unos días, cuando me dijeron que tenía que pagar ciento y pico euros ‘de la renta’ (y todavía no se a quien) y hoy, porque una amiga me ha comentado que ‘la renta’ este año le sale por un pico. Por lo visto el bosquejo ese (o el definitivo, no se) le arroja un balance negativo para sus arcas bastante importante, y la pobre anda indignadísima con ‘la contribución’ que tiene que aportar al Estado. Sobre todo con el concepto, después por la pasta que le piden. Plantea que el término ‘contribución’ es engañoso, y no te creas, que tiene razón, según se mire. Ella lo toma más por el lao de ‘contribuya usted con lo que pueda’, como en las pitonisas,  no las que tienen ya tarifas estipuladas, claro, las otras, a las que le dejas el billete más grande que lleves en el monedero del cague que te entra cuando te dejan caer que ellas en el pasado han ‘flirteado’ con la magia negra, hasta que provocaron una cosa muy gorda, que no te pueden contar…que tampoco es que lleve yo todos los lunes un billete de 200 en el monedero, con la iglesia han topao, las brujas, trantandose de mi. Es más, yo creo que en su papelito de la declaración ellas tienen casilla de ‘damarínpinpin’, en vez de casilla de la iglesia, lo que pasa es que ellas igual declaran poco, porque los ingresos que me llegan a mi del BBVA  (Brujas Blancas Vallisoletanas Asociation) o de CAM (Caperuces Adivinadores del Mediterraneo) son bastante modestos…así nos va con tanto colectivo y/o particular defraudador. Si no fuera porque estoy segura de que tienen en su poder una foto mía fumando dentro de un bar, las denunciaba. Y no me vengas con que la foto es de antes de ‘La Ley’ (con esta cantinela ya te volveré a rondar, no te preocupes), porque sabes que las fotos se trucan divinamente y esas brujas me la tienen jurada, seguro, como a Strauss-Khan los del servicio de habitaciones. Que asco de brujas extorsionadoras, que malas artes, amigas de las musas seguro que son, panda de desagradecidas…botijas!!!
Y aquí es donde me doy cuenta de que me pierdo en mi propia prosa, como me suele pasar. Me dejo llevar por el acaloramiento.
En fín, que esa es otra, todo está pensao aquí, eh? ‘La declaración’…es que acojona…yo me lo imagino como que tu cumplimentas la declaración y declaras cosas, como en un juicio, sobre todo cantidades (espero que haya un recuadro de comentarios, porque el día que yo haga una declaración de la renta, voy a tener que comentar los puntos, ten lo claro y declararme en desacuerdo con un montón de otras cosas y declararme inocente de dos o tres asuntos sobre los que el tiempo no está haciendo un juicio justo, en fin, ya veré cuando llegue el momento), una vez declaradas, eso ya va a misa, con lo que, marcas la casilla de la iglesia, el borrador se vuelve a Boli y ya se manda a misa, y ellos ya te mandan la cuenta donde tienes que ingresar…no?
Un día me voy a ir al estanco y me voy a pillar un sobre de declaración y un paquete de nobel  (ya que estoy!). Y lo voy a ver….porque yo tengo curiosidad por saber donde está la casilla de la iglesia y ver si hay otras casillas menos famosas. Quiero ver dónde pone la gente el temita de su cuenta vivienda y alucinar, pero con papeles delante, no así, imaginandomelo, pensando que hay gente que sabe que cantidad poner. ¿Y eso tiene que cuadrarse con algo? Porque vamos es que si hay que cuadrarlo, ya si que lo flipo. ¿Cómo puedes acordarte de todos los números de todo un año? ¿Tú te guardas las cartas del banco? Es más….¿tú ahora recibes cartas del banco? (dachavo panda de cabrones esos también…otro día te cuento lo que pienso de los bancos, si tenemos un rato). Vamos, si a mi se me caen los palos del sombrajo cuando consulto el extracto de la tarjeta y compruebo lo efímera que es la felicidad de comprarme ropa, porque ni me acuerdo a los tres días de que una tarde estuve en 7 establecimientos gozando de la dicha y el regocijo supremos que aporta recoger una bolsa a través de un mostrador mientras tu entregas tu plástico con un león dibujao (un día le voy a pintar una sonrisa al leon con permanente, a ver que pasa con las estiradas de Zara)… ¿Cómo quieren que me acuerde de todos los numerines que piden para rellenar la declaración?…siempre he sospechado que los de las asesorías y mi tío José Antonio son semidioses capaces de hacer esto.
Varias cosas, para ir acabando que me tienes aquí todos los martes hasta las mil, y mañana te lo voy a explicar yo a ti cuando me suene el despertador a las 6.48 am.
Que espero que reconsideren los de hacienda la sentencia de mi amiga, porque oyes,  a mi ella me parece que tiene mejor color de piel cuando las instituciones no le tocan las narices. Y no es que me moleste desayunar con alguien verde, siempre y cuando yo vaya vestida con el color apropiado en tonos tierra.
Y que creo que podrían mandarme un extracto o un seguimiento de mi dinero, ya que están, los de la Hacienda, cuando se lo hayan gastado o eso…joder, un poquito de interés por su parte, no? Después del esfuerzo de hacerles la declaración y de pagarles y pagarles y volverles a pagar. Que no se preocupen si creen que aunque me lo manden no lo voy a entender, que si, que soy capaz de distinguir todas las distribuidoras de ropa por sus razones sociales en el extracto de mi tarjeta, entenderé cualquier cosa.
Y…¿no te parece acojonante que yo tenga aprobado derecho tributario? Porque a mi me parece una cosa para mear y no echar gota…
A.S.P