Páginas

26 mayo 2011

De cuando me doy cuenta que igual si me gusta pasear por el campo



Mira, lo que te decía, que estas no son horas de salir de trabajar. Porque no. Y menos yo, que  me desinflo a las 16.00 h y ya no doy pie con bola ni se por donde me pega el viento. Menos cuando hay huracán, claro. En esos casos, se que me pega el viento, los coches, los hierbajos, los tejados de las casas y hasta los chapines colorados de la membrilla del Mago de Oz. Aunque tampoco sabría decirte por donde, lo que convierte la situación en la misma, pero a las 22.00 h y de noche. Vamos, que un desproposito. 
Y es que yo me planteo muchas veces..¿como cuánto me renta esto?. Y entonces me vengo abajo, porque, te lo digo, necesito cada céntimo que me ingresa la panda de piojos estos cada 27 del mes. Es que oye, yo lo necesito. Pero todo, eh? Tengo muchos gastos y Zara no se cansa de sacar nuevas colecciones (que asco el cartel 'nueva colección' y que poco disuasorio) Y claro, me vengo abajo, porque veo que esto tiene mu mala solución.
Tengo un compañero de trabajo que hoy me decía que iba a meterse a pastor de ovejas (si, si, de ovejas, ni de cabras, ni de camellos, de ovejas…que asco, por dios). Que él sería feliz con sus ovejas y la tranquilidad del campo. Y yo, mientras el hablaba, ya me he hecho un croquis mental de la situación : Yo, mis ovejas, mis perros, mis moscas, mis hierbajos, el campo, la lluvia, las botas camperas, así con los pantaloncitos como de montar, camisa blanca ceñidita, un chaleco, no?, sombrerito? No, que se queda marca en la frente, tengo que ir a hacerme el ato a Coronel Tapioca, mochila para llevar mis apechusques básicos como el iphone, el ipod, el otro ipod con radio (es que no me he cambiado las canciones y tengo dos, porque los puedo transportar) el bolso de las pinturas, llaves, dinero, tabaco, horquillas, gomas, kleenex…joder como pesa la mochila, ¿cuanto pagarán de pastor?, porque necesito un ipad2…y el ato, supongo que lo podré pasar a la empresa como ropa de trabajo,no?…y la tranquilidad…y el campo…y el sol….¿ y la rubia cuando y por dónde pasa con sus ovejas?, que en na y menos yo me canso de estar callada!....chequeo cobertura y 3G (porque en el campo hay wifins, no? Dime que si por dios!)….whatsapp : ‘oye rubia, por donde pastas? Que me tienes que contar el capítulo de Alaska y Mario de anoche!!’…resumiendo, pos que no me veo de pastora (de Pastora Vega, si, pero de pastora a secas, le veo flecos). Pero no me veo porque seguro que tendría que tocar a alguna oveja, y eso si me da cosa. Porque…¿sabes que? Que las ovejas no son suaves, otra moto que te han vendido. Los jerseis son suaves, las bufandas,  los esquijamas son suaves, pero las ovejas no. Y además están llenas de tierra y cosas que hay por el suelo, porque no tienen ningún miramiento a la hora de pisar charcos y revolcarse por ahí, por cualquier lao, como si no les importase el fin de sus pelos. Es que para eso, las ovejas son muy inconscientes, es lo que tienen las ovejas, que no respetan. Y no son suaves….yo no se qué le hacen después a los pelos esos para que se conviertan en mi manta gustosita, pero vamos, que así, como materia prima, suave, no es.
Aunque si no tuviera que tocarlas…igual puedo promocionar de categoría a un par de perros y que ellos se encarguen…sip, podría poner en marcha un programa de chiquipuntos y objetivos para incentivarlos de cara a la promoción, que claro, si les cuento para que quiero subirlos de categoría (pienso en tocar una oveja y.... ) pos igual se me amotinan. De hecho, a las ovejas más proactivas las pienso premiar también. Las voy a distinguir con un chaleco reflectante de la Real Orden Ovejuna y serán las encargadas de la seguridad en caso de incendio. Tendrán que aprenderse las señales de evacuación del monte, y los cortafuegos y cosas de incendios y el teléfono de los bomberazos que vienen a hacernos el simulacro…pero oye, no creo que haya problemas, encima que les he puesto un cargo y una responsabilidad, coño es que hay que saber ser agradecido!!
Ya me veo desayunando mi tostada en un risco, junto a mis colegas pastoras, mientras nuestros rebaños se autoadministran y se evacuan solos en los incendios…tendríamos tiempo para tomar el sol (en el monte se puede hacer top-less, no?), para irnos de compras y de cañas y perder de vista el risco, que se clava en el culo mientras desayunas, y el calorazo del campo y los mosquitos y demás bichamen ,que te juro que hay bichos asquerosisimos por ahí, una vez me salió en un examen visu de zoología el Grillotalpa grillotalpa ,búscalo en google,y me entraron ganas de decirle al profesor que traer animales de Chernobyl no se valía…la naturaleza es muy cruel con según que especies, aunque dentro de la nuestra también está Lady Gaga, pero, claro, esa nos dejó el Bad Romance y  ya parece que nadie eche cuentas del esperpento de tiparraca….tengo que ponerme en contacto con la asociación de grillotalpas del mediterraneo para decirles que se pongan a componer YA!!
Tendríamos una sede en el centro, como la Caja Rural, por ejemplo, o el Monte de Piedad. O bueno, un localito majo en Luceros al que ya le buscaremos el nombre, que después podamos aprovechar para ver las mascletás en hogueras y parking para dejar los coches las noches que salgamos. 
Y congresos en otras ciudades como pastores-ejecutivos, para hablar de nuestras ovejas y de nuestros programas anuales de promoción ovejil y canina, y de Falete…
Joder, si tenemos ya varios himnos para cantar en nuestras noches de esparcimiento! Todos los villancicos hablan de nosotros! Somos el alma de la navidad, leches!!
Creo que mi apañero sabía lo que decía cuando decía lo que decía, que igual se metía a pastor. Ahora creo que yo también quiero ser pastor (La Virgen de la Cueva, que de veces puedo ser capaz de cambiar de opinión sobre el mismo tema, me asombro). Yo voy a mandar el curriculum. Haber nacido en las montañas y tener cursadas varias asignaturas de bichología y asquerosismo animal te dará puntos, digo yo. Te iré informando, igual a ti también te cogen.

A.S.P.

17 mayo 2011

De cuando te quitan los cuartos así sin saber por donde te pega el viento


Mira, yo sobre los impuestos no tengo opinión. Bueno, que tontería, tengo opinión, porque no iba yo a privarme de opinar sobre algo, ya lo sabes tu, lo que no tengo son fundamentos sobre los que basarla. Fundamentos objetivos, quiero decir.
La verdad es que me importan bien poco, no me mueven el piso. Digo esto, porque si saco la medía de las veces que pienso en los impuestos a lo largo de un año, por poner un periodo, pues me sale más bien baja, imperceptible. ¿Crees que tengo alguna idea de que bienes, servicios, activos, pasivos y demás hierbas están gravados y con que tasas o porcentajes? ¿Cómo cuanto crees que me importa el tema? Yo te contesto, no aventures: una mierda. ¿Qué debería? Pos igual si. ¿Qué si me lo he repensado y he hecho examen de conciencia y ahora me importa? Pues no, sigue sin moverme el piso lo más mínimo, siento decepcionarte. Puede que en otro momento de mi vida eche más cuentas, que se lo que estás pensando, pero es que hoy, pues no.
¿Tú piensas mucho/algo en los impuestos? Bueno, si quieres hablamos un poco sobre ello, pero te aviso que me voy a aburrir rápido.
Este mes he pensado dos veces en los impuestos, lo que supone un pico importante en la estadística. Hace unos días, cuando me dijeron que tenía que pagar ciento y pico euros ‘de la renta’ (y todavía no se a quien) y hoy, porque una amiga me ha comentado que ‘la renta’ este año le sale por un pico. Por lo visto el bosquejo ese (o el definitivo, no se) le arroja un balance negativo para sus arcas bastante importante, y la pobre anda indignadísima con ‘la contribución’ que tiene que aportar al Estado. Sobre todo con el concepto, después por la pasta que le piden. Plantea que el término ‘contribución’ es engañoso, y no te creas, que tiene razón, según se mire. Ella lo toma más por el lao de ‘contribuya usted con lo que pueda’, como en las pitonisas,  no las que tienen ya tarifas estipuladas, claro, las otras, a las que le dejas el billete más grande que lleves en el monedero del cague que te entra cuando te dejan caer que ellas en el pasado han ‘flirteado’ con la magia negra, hasta que provocaron una cosa muy gorda, que no te pueden contar…que tampoco es que lleve yo todos los lunes un billete de 200 en el monedero, con la iglesia han topao, las brujas, trantandose de mi. Es más, yo creo que en su papelito de la declaración ellas tienen casilla de ‘damarínpinpin’, en vez de casilla de la iglesia, lo que pasa es que ellas igual declaran poco, porque los ingresos que me llegan a mi del BBVA  (Brujas Blancas Vallisoletanas Asociation) o de CAM (Caperuces Adivinadores del Mediterraneo) son bastante modestos…así nos va con tanto colectivo y/o particular defraudador. Si no fuera porque estoy segura de que tienen en su poder una foto mía fumando dentro de un bar, las denunciaba. Y no me vengas con que la foto es de antes de ‘La Ley’ (con esta cantinela ya te volveré a rondar, no te preocupes), porque sabes que las fotos se trucan divinamente y esas brujas me la tienen jurada, seguro, como a Strauss-Khan los del servicio de habitaciones. Que asco de brujas extorsionadoras, que malas artes, amigas de las musas seguro que son, panda de desagradecidas…botijas!!!

Y aquí es donde me doy cuenta de que me pierdo en mi propia prosa, como me suele pasar. Me dejo llevar por el acaloramiento.

En fín, que esa es otra, todo está pensao aquí, eh? ‘La declaración’…es que acojona…yo me lo imagino como que tu cumplimentas la declaración y declaras cosas, como en un juicio, sobre todo cantidades (espero que haya un recuadro de comentarios, porque el día que yo haga una declaración de la renta, voy a tener que comentar los puntos, ten lo claro y declararme en desacuerdo con un montón de otras cosas y declararme inocente de dos o tres asuntos sobre los que el tiempo no está haciendo un juicio justo, en fin, ya veré cuando llegue el momento), una vez declaradas, eso ya va a misa, con lo que, marcas la casilla de la iglesia, el borrador se vuelve a Boli y ya se manda a misa, y ellos ya te mandan la cuenta donde tienes que ingresar…no?

Un día me voy a ir al estanco y me voy a pillar un sobre de declaración y un paquete de nobel  (ya que estoy!). Y lo voy a ver….porque yo tengo curiosidad por saber donde está la casilla de la iglesia y ver si hay otras casillas menos famosas. Quiero ver dónde pone la gente el temita de su cuenta vivienda y alucinar, pero con papeles delante, no así, imaginandomelo, pensando que hay gente que sabe que cantidad poner. ¿Y eso tiene que cuadrarse con algo? Porque vamos es que si hay que cuadrarlo, ya si que lo flipo. ¿Cómo puedes acordarte de todos los números de todo un año? ¿Tú te guardas las cartas del banco? Es más….¿tú ahora recibes cartas del banco? (dachavo panda de cabrones esos también…otro día te cuento lo que pienso de los bancos, si tenemos un rato). Vamos, si a mi se me caen los palos del sombrajo cuando consulto el extracto de la tarjeta y compruebo lo efímera que es la felicidad de comprarme ropa, porque ni me acuerdo a los tres días de que una tarde estuve en 7 establecimientos gozando de la dicha y el regocijo supremos que aporta recoger una bolsa a través de un mostrador mientras tu entregas tu plástico con un león dibujao (un día le voy a pintar una sonrisa al leon con permanente, a ver que pasa con las estiradas de Zara)… ¿Cómo quieren que me acuerde de todos los numerines que piden para rellenar la declaración?…siempre he sospechado que los de las asesorías y mi tío José Antonio son semidioses capaces de hacer esto.

Varias cosas, para ir acabando que me tienes aquí todos los martes hasta las mil, y mañana te lo voy a explicar yo a ti cuando me suene el despertador a las 6.48 am.
Que espero que reconsideren los de hacienda la sentencia de mi amiga, porque oyes,  a mi ella me parece que tiene mejor color de piel cuando las instituciones no le tocan las narices. Y no es que me moleste desayunar con alguien verde, siempre y cuando yo vaya vestida con el color apropiado en tonos tierra.
Y que creo que podrían mandarme un extracto o un seguimiento de mi dinero, ya que están, los de la Hacienda, cuando se lo hayan gastado o eso...joder, un poquito de interés por su parte, no? Después del esfuerzo de hacerles la declaración y de pagarles y pagarles y volverles a pagar. Que no se preocupen si creen que aunque me lo manden no lo voy a entender, que si, que soy capaz de distinguir todas las distribuidoras de ropa por sus razones sociales en el extracto de mi tarjeta, entenderé cualquier cosa.
Y…¿no te parece acojonante que yo tenga aprobado derecho tributario? Porque a mi me parece una cosa para mear y no echar gota…

A.S.P

10 mayo 2011

De cuando mi color es tu color...color Titán

Mira, yo creo que soy uno de esos animales que tropiezan dos veces con la misma piedra. Y no te creas que me hace mucha ilusión, lo de ser un animal cualquiera, pero es que  tengo que rendirme ante la evidencia, cosa que tampoco me hace mucha ilusión, como a nadie…ves?? Otra vez igual que todo el mundo…En mi empeño de ir un poco más allá que el resto de estos animales, tropiezo varias veces, con mis piedras y con las de los demás.
 No se las veces que he puesto la lavadora creyendo que iba a volver de cañas antes de que acabase, error. Creo que nunca voy a aprender que tener 3 cigarros en el paquete NO es suficiente stock para entrar en casa y no salir hasta el día siguiente. No lo es.
En Los Puentes de >Madison,(ATENCIÓN SPOILER!!!>>) ella no se va con él, en Entrevista con el Vampiro se cargan a Claudia y en Love Story,  Jenny la palma, con 24 años. Con el pastizal que tiene el padre de él, ella la palma una y otra vez, cada vez que veo la película. (<<FIN DE SPOILER!!!) Todas las veces pasa lo mismo y yo, de alguna manera, cómo que me sorprendo!!! Pero lo que más me jode es lo de los tintes.
Tengo un problema con la gama de rojos de tintes de pelo. Y es que intuyo que son todos el mismo, que en la fábrica de tintes hay un montón de tipas descojonandose metiendo botes, que en realidad son todos el mismo color, en cajas de tonos maravillosos distintos entre sí…Debe de ser el trabajo más divertido del universo, cantera de Payasos sin Fronteras y de guionistas de los anuncios de Mixta, sin duda. No se si esto sólo lo hacen con la gama de rojizos, violines, berenjenas y demás paleta de rojos, así, como en modo iniciativa privada y exclusiva de los currantes de esa planta, o compiten con los de la planta de rubios a ver quien consigue el mayor número de primas pringadas. Igual, los guantes esos de goma llevan microchip(irones) o microcámaras, para grabarnos la cara cuando nos aclaramos el tinte…te digo una cosa…no me parece bien.

Yo prefiero pensar que, más que animal patoso, lo que soy es un animal de costumbres…erróneas, pero costumbres. Tradiciones tontas, a veces incluso dolorosas, podría decirte, todo depende de qué tono, siempre dentro del lila-paja, se te quede el pelo. Y digo yo…. si la primera vez que probé el color ‘ámbar’ de Schuarkrofns, Sparkoff, Squarpovs (mira, es que paso de buscar como se escribe eso, lo veo una perdida de tiempo, sabes el que te digo) se me quedó lila-paja …¿qué me hará pensar a mi que la tercera vez  que compre el mismo se me va a quedar como a la señorita de la caja (ambar)? Pues no lo se, supongo que en el fondo se que se me va a quedar el pelo igual que siempre, pero la costumbre me lleva a llevarme el ámbar sin saber muy bien por qué (quizá espere secretamente encontrarme un mosquito pleistocénico dentro, no lo se tampoco…)

Esto es igualito que las comidas familiares los domingos…coño, si todo el mundo sabe que van a acabar mal y que cada domingo te acerca más al parricidio,¿es totalmente necesario seguir quedando a las 14 cada día del Señor (‘que siempre llegáis tarde, parece que no os apetezca venir, que por nosotros no lo hagas que ya le pongo a tu padre los fideitos, todos, para comer todos los días de esta semana, saco todos los tuppers que te tenía preparados del congelador y me ahogo en fideos, como Cleopatra’ ‘mamá, esa se bañaba en leche de burra’ ‘pues yo me baño en fideos-caldo-pollo, y no me sigas calentando que también tiro el preparado de paella’….sabe como derrumbarme, la jodía, no veas que preparados de paella me hace…que solo tienes que echarles el arroz y a disfrutar…y no te hablo de los fideitos, no te hablo porque me pierdo). Bueno eso, ¿no te puedes plantear dejar de quedar a comer los domingos y hacer algo que no tenga el 95 % de probabilidad de acabar en tragedia? Pues no, porque es tradición. Pues lo mismo con el tinte. Yo me llevo el ‘ámbar-destellos de sol’ y se que queda lila-paja. Me llevo el ‘rojo intenso a lo Mila Jovovich’ y se me queda lila-paja. Me llevo el ‘chocolate con arándanos’ y después de tirarme salivando el camino de Carrefour a casa, cuando veo el resultado, adivina, lila-paja.Y no tiene viso de cambiar…puedo decir que esa es una de mis piedras más grandes o mis costumbres más estúpidas, como quieras verlo.

No creas que no me han soltao el rollo ya de ‘eso es mejor que te lo hagas en la peluquería’. Sep…, sep. Pero es que mira, el peluquero que me gusta me pilla un poco a desmano (hay que ver a ese hombre empuñando un secador, así, por la espalda…se que aquí estoy alimentando fantasías...). Te lo digo desde aquí, sevillano, me pillas a desmano. Y, además, a mi me apetece tintarme el pelo cuando tengo un día pulgoso y quiero cambiar de identidad. Y lo necesito en ese momento, en ese lugar y no después ni el viernes a las 15.00. (como me pasa con casi todo) y claro ahí tienes el resultado poco deseado (como con me pasa con casi todo)…toma cambio de identidad maja, ve comprandote unas gafas con nariz y bigote incorporado y sal al balcón a fumarte el cigarrito de después del tinte…cambiar no se, pero a mi vecino de enfrente me lo cargo del susto.


A.S.P.

03 mayo 2011

De cuando quieres mandar al pozo al emisario como hizo Leónidas...


Mira, yo me alegro un montón de que estén lloviendo chuzos de punta… como si quieren llover cantos rodados, pero que siga esta incomunicación, por favor.
 Hombre, me da un poco de pena por los coches, las alcantarillas levantadas y la gente a la que le ha pillado en la calle y tal…por todos…menos por uno, un ser que se que viene de camino, viene a mi encuentro, lo noto…lo visualizo como Frodo visualizaba aquella cosa de fuego, que a mi, por más que veo las pelis, siempre me ha parecido un mejillón gigante, por no decir algo más soez… no me jodas, con la cara de clímax y estos retorcimientos espasmódicos que le dan al otro, no me digas que no parece que ve un megachirri...no? bueno pues nada, ve un mejillón.
La cuestión es que yo, cada vez que me quedo quieta, de una semana a esta parte (no necesito ni ponerme anillos ni nada, y te juro por Arturo y por su esposa Ginebra que no me recorre el cuerpo un latigazo de chispas y placer, como al salido del hobbit) visualizo al señor portador de mi convocatoria a las mesas electorales.
 Dicho así, no parece nada del otro mundo, pero espera que te explico, que el tío no viene a convocarme para votar, como yo pensaba la primera vez que se personó aquí con su cartita del infierno, nah.

-Es usted el  Jonh Connor? -nombre en clave que me gusta utilizar a veces, por no desvelar mi identidad, ni nada, pero que no es el mío verdadero.
-La que viste y calza tacones de 10 p’arriba.
-le convoco a las urnas.
-que majos los del censo, pero hombre, no tendría que haberse molestado, si yo ya pensaba ir a las 12 o así, es que hace dos años se me fueron un poco de las manos las copas del sábado - yo y mi puta manía de contarle mi vida a cualquiera que se para dos segundos a escuchar- pero vamos que el domingo este voy, que me interesa mucho, ¿es que ahora han puesto hora por apellidos o algo?
 -si, la suya es a las 8 de la mañana, es usted primer vocal de la mesa 3 del distrito 12…- de no se cuantos apartados de correos más.
-ah, no, no, a mi no me viene bien, que vienen mis padres a comer y bastante tengo…si no le firmo el acuse,¿ puede usted, señor, decir que no me ha encontrao?
-no, firme aquí – es una piedra el tío.
-¿y si no voy porque me encuentro mal?
-vendrá a por usted la policía y tendrá que presentar un certificado médico. Firme.

Y a puntito estuve de firmar ‘Pipi Calzas Largas’ pero es que el tío no quitaba ojo!! Y ahí me dejó debajo del marco de la puerta de mi casa, como si esperase un terremoto, nerviosa, asustada, con una pequeña esperanza de que pudiera ser incluso divertido, pero con la sensación de que, lo que iba a ser. era una ful de Estambul como un piano (ves que fina…es que me han dicho que digo muchas palabrotas y ahora evito poner cosas como ‘sabía yo que eso iba a ser una puta mierda, que me la habían metido hasta el fondo convirtiendo mi asqueroso domingo nihilista en una gran montaña de jodida desesperación, supernihilista’).

La segunda vez que se me convocó, yo había adoptado la técnica que no estar nunca en casa. Compras y cañas, molonamente, con la excusita de ‘el señor que me acecha, no vaya a ser’. Siendo franca, yo no pensaba que fuese a tocarme la china dos veces seguidas, pero el desenfreno se había apoderado de mi… Casi me tiro por el balcón cuando un día llegué a casa a las mil (hora y estado en los que yo estimaba que ya los certificados no era legal firmarlos) y me encontré que la cartita la había recogido y firmado Graciela (a esta le voy a dedicar una entrada entera, no preocuparse, que tengo mucho en mi alma para ella, casi nada bueno). Pues eso, hígado y tarjeta de crédito a la UCI para nada.

La cuestión es que no eché cuentas de lo que le pasaba realmente a ese hombre hasta la tercera vez que me convocó… y ya empecé a atar cabos. Era sábado. Yo estaba en casa en plena performance, ya sabes, que tu también lo haces, pijama a la caderita, pancholina fuera, escoba-micro bien ecualizada (lo que me gusta gritar en medio de la canción frente al espejo ‘bájame la reveeeer!!!’, se lo vi una vez en un concierto a la de Killer Barbies y me dejó loca), pues eso, lo que son los sábado por la mañana de limpieza musical…el timbre, busca el resto del pijama, no me da tiempo a quitarme la pintura de la cara, igual no saben que estoy dentro… busca pijama!!, más timbre, joder, joder, joder, pues la bata! Y abro…Ramón (nombre en clave, again). Ese señor estaba calado hasta los huesos, de amor, por mi, claro, o por mi marco de la puerta, una de dos, si no, dime tu como te explicas esto!!! ¿cómo es posible? ‘Ramón!! Otra vez no puedes convocarme!! Que mierda se vota ahora?? Pero todo esto por que no se vota junto?! No me habrás convocado para contar los sms de Gran Marrano, no?? Tu has estado manipulando el bombo!!!’ Apelando mentalmente a su sentido común y sus core values.

-Es usted Marta Luisa de Noruega (clave, nombre en clave, si)?
-No puede ser, esta es la tercera vez seguida que me convocas, es estadísticamente imposible, impugno la convocatoria.
-Firma
-No, no firmo, dime ya lo que quieres de mi, que pasas por mi lado para hacerme sufrir, que el daño que estás haciendo un día lo pagarás, porque el protector que tu tienes un día te convocaraaaaa – coño, ya que llevaba la pintura en el ojo y la escoba ecualizada…
-Firme aquí en la casillita.
-Pues que sepas que no pienso ir.
-Pues eso es un delito, vendrá la policía, y si no tienes certificado…
-Tengo que irme de viaje, mira, que me caso, y el viaje es obligatorio, no puedo faltar, porque faltaría el 50% de la expedición, hazte cargo – ‘ramón, lo nuestro no puede ser, deja de convocarme, te lo suplico, no me hagas hacer una locura’, es lo que transmitían mis ojos, creo.
-Eso es asunto suyo – decía mientras clavaba su pupila en mi pupila azul-amarillo, con inmenso pesar, yo lo vi, ganas de morir, entiendo, un hombre venido abajo, como Jesús después de la Última Cena (véase primera entrada).
Pero es que Ramón se debió de tornar de repente en un hombre de hierro, orgulloso y con un sentido de la responsabilidad descomunal, porque hizo de tripas corazón, me quitó el boli (resentido, que lo noté, que no hacía falta estirar tan fuerte, ni que me lo fuese a quedar, vamos) y ahí me volvió a dejar…convocada, por tercera vez.

Ahora, que para huevos de hierro, los míos, que disgustos me han dao, y yo ya había decidido que no pensaba ir otra vez a ese matadero, así que arreglé los papeles del viaje por nupcias y tal y tal y le dí con todo mi altanero desprecio en las narices a Ramón al no personarme en la Europeas….eso si, me tuve que casar.

Y el miedo que tengo es ese…que yo no se por donde voy a salir cuando vea en el quicio de la puerta a mi pretendiente senior por cuarta vez. Se que haré lo que sea para que rompa la maldita carta y marque de una vez la casilla ‘deceso del destinatario’, coño, que firme el ya algo, no??!! Por eso me gusta ver las calles inundadas desde aquí. Eso me da tiempo de vida. Tu sabes si la Virgen de la Cueva tenía un paso en Semana Santa? El año que viene me hago camarera de esa virgen, si hace falta.

Joder, creo que otra vez me he perdido el partido…con lo que me gusta el futbol!! Y sus penaltis! 

A.S.P.