Páginas

03 marzo 2014

De cuando me relajo un montón...

Mira, el yoga me está sentando súper bien. Estoy muy contenta. 
Mi profesora es rusa, ¿sabes? Y yo me alegro un montón por esto. En cuanto la vi cuando fui a preguntar cosas que me inquietaban (veáse el horario, por ejemplo) a la academia esta, pensé ‘oh, tú eres super rusa, ¿no?, ¡aquí me vas a tener 2 veces por semana, rubia!’.

Tengo pendiente enterarme de qué parte de toda Rusia es, aunque a mi me da un poco igual, con tal de que sea bastante del Este. A mi siempre me ha dado la impresión que los rusos no tienen sentimientos, ni corazón (la gente del Este, en general, que menudo pifostio de países tienen estos montado desde que la URSS explotó, pos, todos esos de esos países, ses, los del Este).



08 noviembre 2013

De tu opinión triste y azul....

Mira, de verdad que yo no tengo nada contra los humildes (los verdaderos), ni contra la humildad, así en general. Me parece una característica más. Pero vamos, una de muchas. Hombre, mola más que la soberbia, y bueno, yo si pudiera elegir una característica para la gente que me rodea, pues elegiría la humildad antes que la psicopatía.
 Prefiero tener a mi lado a alguien humilde que a alguien que haga ruiditos con la boca al comer, o beber o al existir (mira, mira como se me erizan los pelillos de la nuca...). Obvio. Nada tengo contra la humildad. Si tengo algo es con las ‘humildes opiniones’. Con esas tengo un problema y es que no entiendo frases como ‘…bueno, esto te lo digo desde mi humilde opinión, que además yo no se mucho de este tema…’…O_O….-_-….O_O….-_-…O_o. Yastamos. ¿hablamos el mismo idioma? A ver…¿qué es eso de ‘tu humilde opinión’?

08 octubre 2013

De perder el tiempo...

Estoy hasta la polla de fumar ya. Joder que aburrimiento. 0 llamadas. 0 llamadas. Tengo que salir a por tabaco. Voy a depilarme. Igual me la encuentro, yo tan normal. Me depilé ayer ¿Cuánto tardan los pelos en crecer?. Qué gilipollez lo de encontrármela, ésta está tan pancha de cañas, seguro. 0 llamadas. 0 llamadas. Estoy hasta la polla de fumar. Estoy hasta el coño de esperar. Ni una mierda de wasap, joder…me importa una mierda la última vez qué se conectó, ni lo miro.

31 julio 2013

De a ver cuando nos juntamos otra vez, propietarios...

Mira, yo entiendo que cada cual es esclavo del tiempo que le toca vivir, y que sólo unos pocos se pueden permitir escapar de las circunstancias de su época, hacer de su capa un sayo, y vivir según sus normas. Dos o tres decenas, entre millones de personas, en mi opinión. Visionarios, idealistas, inadaptados y, los que más me gustan a mi, aquellos nacidos con este savoir faire inexplicable que da el ‘me la suda tanto todo que creo que voy a morir de deshidratación’. Estos son mis preferidos, mis idolatrados, son la monda, los otros me parecen muy cansinos a veces. Pero bueno, sobre mis idolatrías y obsesiones ya te contaré en otro rato si ves que tal, que yo idolatro muchas cosas y personas, unas merecedoras de idolatría y otras de ácido sulfúrico... y también puedo ser muy cansina.

Al resto de los mortales nos queda poco más que la resignación ante cosas como la obsolescencia programada. Que crispación. Que mala hostia. Que asco de contemporaneidad.

18 mayo 2013

De hierro...


Mira, a mi esto no me parece ni medio divertido. No mola mazo, ni te rilas de la risa ni nada, como tenía yo pensado. Es más, creo que va a acabar más mal que bien o incluso puede que yo no llegue ni a ver el final de esta situación, a saber : Estoy de Rodriguez. Llevo así ya un par de días, y la cosa no pinta bien. Oigo las tijeras de cortar flequillos como chillan, como corderos, en mitad de la noche me levanto empapada y las oigo chillar. ¿Tengo que atrapar a un asesino en serie para obtener 'El Silencio de las Tijeras'?. Que pereza me da todo.

Mi costilla (espera, ¿la costilla era yo?) se ha largado a hacer un Ironman™.

 ¿Tú sabes lo que es un eso? Pos no sufras ni un minuto más que yo te lo explico clarito para que lo entiendas. Un Ironman™ es una putada en todo el sentido de la palabra y a todos los niveles. Para todo dios. Pero aquí nos centraremos en la parte que me toca, que para algo esto lo escribo yo.

Cuando recibes la noticia, ya es un poco traumático. Ya te voy avisando. Porque tu te esperas otra cosa, después de unos días de notar que la amabilidad extrema flota por el ambiente de tu hogar. De repente te das cuenta de que llevas sin quitar la mesa un tiempo, que las lavadoras se ponen solas, así como se guardan los platos del lavavajillas, y los calcetines van ellos mismos por parejas, andandito a su cajón, dan un salto al tiempo que se hacen la bola perfecta, y se guardan….La nevera se llena sola, aunque notas que hay algo extraño en ella y no sabrías decir qué es….
Cuando  caes en la cuenta de tu casa, lo más que tiene de domótica es el mando a distancia de la tele, empiezas a sospechar que ‘alguien’ debe de estar detrás de todo eso.
 Ahí es cuando empiezas a observar a tu costilla (he decidido que aquí la costilla es quien me de a mi la gana también) y a su nuevo carnet de la FNAC con el que ha comprao 8 libros que no sabes de qué son, pero rezas por que no sean de autoayuda (no todos). Y mientras indagas tratando de encontrar pistas, a veces cruzas la mirada con la costilla y sorprendente e invariablemente  te tiene una sonrisa a medias y una mirada graaaaande y suplicante. 
Ahí te acojonas, porque piensas de todo. ‘Hostia puta, ¿Qué trama este? ¿no me irá a dejar? Si me fuese a dejar no se habría molestado en hacerme la declaración de la renta ¿no? igual me tiene una sorpresa….oh! seguro que es eso….’ Y tanto que lo es.
Un día llegas a casa y la cena está puesta, el rincón de los vinos tiene velas y tu tinto preferido ya está abierto. Y te cagas por la pata p’abajo. Bebes, pero no apartas la mirada de él, suspicious. Y cuando coge su copa y tu ya estás preparada para lo peor/mejor, le sale un hilillo de voz diciendo ‘Te quería comentar….’ Oh oh. ‘voy a hacer un Ironman’ ‘mmmmm si? ¿Y eso es para mi?’ ‘bueno, no, es una carrera’ ‘¿una carrera de que? ¿De galgos? ¿te has metido en algo oscuro? ¿debemos dinero? ¿Cuanto?’ ‘no, es una carrera de correr y eso’ ‘mmmmm ah pues vale ¿y ya está? ¿por eso estás así?’ ‘no, no, si yo no estoy de ninguna manera, estoy normal, lo único es que voy a tener que empezar ya a preparármelo, voy a tener que entrenar mucho’ ‘ah pues vale también, entrena, entrena ¿seguro que ya está?’ ‘eeeeem, si ,si, oh pero que emocionado estoy, porque bla bla blaaaaaaa’. 


El resto de la conversación te la pasas atanco cabos. Lo extraño de la nevera son los 300 botes de claras de huevos y el arsenal de pechugas de pollo….los libros nuevos tienen todos gente en zapatillas  de correr y nombres super exóticos como ‘Atletas de Hierro’. 
Y aquí, empieza el fin. Ese libro se convierte en la biblia que dicta todos los horarios, comidas, entrenos, respiraciones, brazadas y pedos de tu costilla, de aquí hasta el día en que te quedes de Rodríguez, tal día como anteayer, en el que tu costilla mete a su amante de dos ruedas en una maleta enorme y se pira a Lanzarote. Porque esa es otra. Hay que ir a Lanzarote o a Frankfurt para hacer un Ironman™ como dios manda. Si quieres ser alguien en este mundo, tienes que pasarte un día entero embalando la bici y el neopreno y meterlos en un avión. Por lo visto, para entrar en el Olimpo de los atletas de hierro, tienes que conseguir ir a Hawaii. Paparruchas. Yo he estado en Hawaii y lo único que conseguí fueron las peores agujetas de mi vida y una sesión de exhibicionismo por culpa de mi destreza con la tabla de surf y mi bikini volador, ante toda Waikiki Beach (esta es otra que creo que ya te he contado o lo haré, cuando tengamos otro rato). Quizá se me olvidó recoger mi armadura de hierro y ahora no soy nadie en el mundo de Ironman™. Que asco de vida.

La movida es que, como a los 2 meses de entreno de tu costilla te empiezas a preguntar si no te estará poniendo los cuernos y se ha inventado la gran bola del siglo para que lo dejes en paz. Estas dudas surgen cuando piensas ‘Yo vivía con alguien en esta casa?’. Yo por lo menos, no veo normal que el reloj suene a las 5.00 am ‘porque voy a nadar’, a las 8 am te lo encuentres de casualidad por la casa con unos mini pantaloncitos de correr ‘porque ya he vuelto y ahora me voy a correr, después me voy a currar, pero a las 7 me voy al gym, volveré a las 9, ceno y me voy a la cama’
O_O...-_-...O_O...-_-...O_O... ‘Coño, costilla, eso no se lo cree ni Blas’. Super sexis. Te lo prome. Los pantaloncitos, las camisetitas…. Yo no le veo la necesidad de esas tranparecias y esos monos de la bici tan indecentemente ajustados. Un día me sorprendí a mi misma oliendo el neopreno por si le había echao colonia y buscando marcas de carmín en el culote. Sólo encontré marcas de grasa de lo que parecían ser cadenas de bicis…la tranquilidad me duró lo que tardé en atar cabos de nuevo. ‘Una siniestra, que vive de noche y por eso quedan a las 5 am, maquillaje negro y espeso y juegos siniestros con utensilios poco comunes….ME CAGO EN MARILYN MANSON, seguro que se esconde un visionado de The Walking Dead’ detrás de las supuestas salidas de 6 horas de bici de los sábados….y los domingos por la mañana ¡Desayuna con sus padres! ¿Cómo pretende que me crea que se va a correr toda la mañana y después a darse un bañito en el mar? ¡En Enero!’.

En fin, escatimaré los detalles de mi ataque de cuernos, por maquiavélicos y por escasos resultados favorable. As usual. 

 La cuestión es que así pasan las semanas. Sentada en la mesa alta del salón, removiendo el café con leche y observando los cambios de atuendo a la velocidad de rayo de tu costilla, culote y casco por neopreno, neopreno por pantaloncitos, pantaloncitos por culote y casco, bajando la cuenta de platanos nuevos de la nevera….corriendo por delate de ti, mientras tú sigues removiendo el café, oyes el portazo y miras el reloj ‘8 min de transición y no se ha puesto colonia’. Has desechado la idea del affair con la siniestra, porque no puede haber siniestra ni diestra que siga ese ritmo y
 porque ahora sabes que el verdadero affair es con la SPECIALIZED.





Y un día, removiendo el café en la mesa del salón, caes en la cuenta de que llevas 2 días de Rodriguez pero no tienes ganas de mezclar fanta con coca-cola, comer a la hora que te salga de la chona guarrerías hipercalóricas, montar la gran performance en bolas con la música a toda leche,  acostarte a las mil después de una timba de poker con colegas…todo eso ya lo has hecho durante el entreno pre-Rodriguez, así que no te queda otra que preguntarte ‘¿Qué cojones tiene el Ironman™ que yo no tenga? Y por internet encuentras esto:





Y entonces lo ves claro. Y comprendes muchas cosas como las horas de entreno, los pasteles de avena, los geles energéticos y los tronchacadenas, las noches sin dormir, los días de 10 horas de bici.... Está claro:
 Puedes ver pasar la vida de Rodriguez o puedes hacer algo molón con ella, lo importante es la banda sonora que le pongas. 
Así que me he enchufao a toda hostia 'Carros de Fuego' en el ipod, y me dispongo a hacer una mezcla de fanta con cocacola, seguida de una performance en pelotas con escoba ÉPICA. Después lo colgaré en youtube y la llamaré Jornadas de IronRodriguez TM. Inscripciones a mi mail, a 500 pavos. Os espero el año que viene, entredad mucho!



A.S.P. de hierro... vamos Nacho y Borja, que este no es el primero, enséñadle a toda la isla vuestras férreas pelotas...hombre ya!!






17 abril 2013

De cuando sueñas...loterias.



Mira, en el juego de las comparaciones solo se puede perder, información gratuíta que te doy, ni siquiera hace falta que me des las gracias, lo hago encantada lo de dar info. Y además el lote va con un consejo, como no podría ser de otra manera viniendo de mi, a saber, no juegues a eso, caca.

  Es un consejo que yo no sigo, porque soy más chula que un ocho y me va la marcha (debe de ser eso). Y porque me encanta comparar algunas cosas. Otras no. Por ejemplo, no me gusta comparar los precios del Mercachona con los de Carreful,  lo odio, de hecho porque me resulta imposible acordarme de una vez para otra (y mira que puedo comprar ambientadores casi a diario) y lo que creo es que me resetean al salir de estos establecimientos, borran las cookies de mi memoria los cabrones, yo creo. 

Una vez pensé en hacer fotos con el móvil a los precios de los espaguetis y yogures y tal. De verdad, que salí con mis bolsas super orgullosa de mi plan infalible, riéndome por dentro de los cabrones reseteadores…
La siguiente vez pasé 10 minutos intentando encontrar las fotos dentro de mi móvil, sentada en un palet de turrón. Fulanito de fiesta, menganita en la playa, 8 recién nacidos que no se ni de quien son,  mi dedo, mi vestido del sábado pasao, puestas de sol, las cabronas de estas de fiesta en Ibiza, la cabrona de mi de fiesta no tengo ni puta idea de donde, fotos de comida (10.000)….total, que los precios no aparecieron y noté como los cabrones reseteadores se despollaban de mi desde su cuartito en las alturas de Mercadona. Sip ese cuartito dónde van los cilindros con pasta de las cajeras y desde donde ellos mismo llaman a ‘Maripili, vaya a la caja 4, por favor’….Descojonaos. Cabrones. Pos no me gusta.

Pero comparar otras cosas si, ¿ves?.  Lo que tengo es que, a veces, no se distinguir muy bien entre las churras y las merinas, pero eso le pasa a todo el mundo, ¿no? ¿o nunca te has encontrao tú asistiendo a una comparación entre los Beatles y los Stones? Pues eso. Pero vamos a lo que vamos, que me lias, y hoy vengo muy dispuesta a ser breve.

Yo hoy me he levantado dando un salto mortal (metafóricamente hablando, que te lo tengo que explicar todo y además sabes que tengo la elasticidad de un grillo(talpa,grillotalpa)). Como te lo narro. Insólito. Normalmente yo me levanto (desde que tengo uso de razón) deseando la muerte (soy a sí de desagradecida, que le vamos a hacer, también espero que la muerte me pille durmiendo dentro de 300 años, pero durmiendo, asumo despertarme 109.500 días  que me queden, jodida). Pero hoy no. 

Hoy me he sentido Flex (hay publicistas que no cobraron lo suficiente por sus campañas, sólo lo digo, aviso publicistas de nueva incorporación).Y lo primero que he hecho después de mi salto mortal ha sido tomar conciencia de mi estado (y hacerme un café) y recordar la única vez que me levanté similarmente (hace 12 años, el día de noche buena, en el piso de estudiantes con Carlos y Alex, just info). Y acto seguido,  he comparado los dos días. ‘oh! Aquello estuvo guay!!¿ Esto está ‘tan’ guay? ¿Soy más, igual o menos feliz que aquel día?, yo creo que soy más, pero no se, porque de aquello hace 12 años y teniendo esta misma sensación, tenía 12 años menos….pero ahora tengo a Rayo Mcqueen, pero entonces no tenía arrugas, pero ahora estoy más flaca, pero entonces mi vida era disoluta y sin preocupaciones, pero ahora tienes pasta (suficiente para vivir), pero entonces no la necesitaba, ¿qué mierda de preocupaciones tengo ahora? ¡Yo qué se, las comunes para no ser feliz! y bla bla bla’.

 Creo que en esta comparación se me han ido un par de horejas majas de existencia. Así soy yo, unos pasan su tiempo descubriendo vacunas, otros disfrutan cada segundo practicando su cosa preferida (la segunda cosa preferida, una que pueda hacerse sin el consentimiento de otro)….yo cuestiono, comparo y me hundo. 
  Sin motivos, además. Así, tan ricamente, he pasado de la euforia al decepcionante escepticismo autoinflingido. Decepción, vaya.



¿Pa qué comparas imbécil? Sólo me ha faltado llamar al 11811 y preguntar ‘ A ver, alégrame el día, torero:¿me ve usted más gorda?¿Y quien es más guapa, Angelina Jolie o yo? Si es que joder….


Pos eso, si no quieres ser como yo, lee. Aunque siempre puedes buscar, comparar, y si encuentras algo mejor, cómpralo (o apúntate a la lista de espera), Carglass cambiaaaaa, Carglass reparaaaa.
 La moraleja de esta historia es lo de los publicistas, que nadie se lleve a engaño, me paree cojonudo que gaste y/o malgaste su tiempo como le venga en su real gana. Hombre ya!! siempre dando explicaciones!! Hakuna Matata!! (es así, no? es que hoy llevo tremendo lío con las haches...)



 A.S.P


*yo no me hago responsable de las marcas aquí anunciadas, o las marcas anunciadas no se hacen responsables de lo aquí escrito (y mucho menos de mi, doy fe, aunque no pondría peros...)



17 febrero 2013

De domingo...


Mira, a mi no me cabe más chocolate hoy en el cuerpo. Podría caberme,  si me liara a vomitar todas las chocoperlas, tazas de cremoso y espeso elemento, palmeritas bañadas en el mismo y barritas de Biomanán de 99 kcal (3 unidades) que me he zampao hasta este momento en lo que llevo de domingo. Pero hasta ahí podría yo llegar,  así que todo ese cacao sólo puede seguir un camino por mi cuerpo, llegados a este punto. Las cosas claras, y el chocolate espeso (al final vomito, ya lo verás).


La cuestión es que debería ir asumiendo que no tengo forma de afrontar los domingos nihilistas. No existe dosis de chocolate suficiente, ni supuestas endorfinas consecuentes a tal dosis, que me animen en días como hoy. Quizá una hostia bien dá si, pero hoy no es el día en el que me desengancho el brazo y fabrico un sistema de poleas y muelles a tal efecto, no soy Leonardo da Vinci, ni mi padre. Mi estomago agradecerá esta revelación, estoy segura. Y me jode, ¿eh?. Porque  después tengo cosas super molonas como la autosanación, que no se la salta un gitano, y que probablemente sea un superpoder muchos más chachi que el de pasar los domingos en calma y paz. Pues me sigue jodiendo, porque para otras cosas soy muy mundana, como, por ejemplo, no apreciar lo que tengo, hasta que lo pierdo, y cuando pierda la autosanación, pues me va a joder muchísimo, lo se, y el hecho de saberlo, pues no hace que me joda menos, si no más. A esto le sumas el nihilismo pasivo dominguero y te darás cuenta rápidamente que lo mio es fuerza mental sobrenatural al seguir con mi vida pese a todo, sep, otro superpoder que tengo y que perderé cualquier anodino lunes,  sin venir a cuento y se montará el cirio pascual, que te lo estoy diciendo y tú no me echas cuentas.

Autosanarme es un superpoder que tengo desde hace poco. Desde el martes de hace dos semanas. Que fui al médico a que me quitaran un tapón del oído, que tenía catalogado desde las 3 últimas revisiones del médico de la empresa, y salí con una tarjeta sanitaria nueva que me hizo la señora de la recepción al ver que en la que llevaba todavía figuraba el nombre de mi pediatra (Don Ángel), y no me hizo falta ponerme a llorar y contarle que yo me empadroné hace mucho tiempo ya en este barrio, para aprovechar un descuento en el gimnasio de esta misma calle, al que fui durante un mes y sin mucha disciplina horaria, y que, gracias a eso, me llamaron 3 veces a las mesas electorales de mi nueva comunidad, que si no le parecía ya bastante castigo, y que por favor me quitasen el tapón del oído que me  estaba robando la paz, que yo no gastaba casi la parte que me toca de la sanidad pública, porque para eso pago mi seguro privado, para no molestarles mucho, y para miomas y cosas asquerosas, ya les doy la murga a ellos (los otros) y que para el dentista voy a Pablo, que ni me lo paga el seguro privado ni nadie, pero es guapo de cojones y en la clínica está Ana, y así charramos un rato…por favor, quítame el tapón y no haga más preguntas, y bla, bla, bla…
 Cuando estaba a punto de soltarle todo eso me dice que en ‘un momento’ me saca la tarjeta nueva,  para que no tenga problemas si un día sopla el viento de otro lao, supongo, porque todavía no tengo claro si hablaba mi mismo idioma. Estupefacción. Sin pagar, ni esperar, ni nada, me da mi tarjetilla. Pues salí con la tarjeta, mi tapón y una infección de oído diagnosticada un poco a la ligera, me atrevería a decir. Una semana estuve inundándome el oído derecho con gotas (chorros, porque ya hablaremos de lo fácil que es echarse uno gotas en los oídos, cuando tengamos un rato), y al martes siguiente, cuando volví al centro de salud, la doctora me informó :
Doctora- Aquí no hay infección, ni tapón.
Yo- Tapón tiene que haber, porque me lo han dicho ya 3 veces y porque no oigo una mierda. La infección se habrá ahogado.
Doctora- Pos no hay tapón.
Yo- Pos me habré autosanado.
Doctora- Pues te habrás autosanado.
Yo- Pues buenos días tenga usted, voy a seguir con mis partidas del Poker Stars, que me ha partido esto la mañana.
Doctora-buenos días y deje abierto, que tengo que llamar a otro superhéroe ludópata…

Y ya. Autosanación al canto. Porque tapón había. Además que lo de no oir una mierda y lo de los super poderes me viene de mi madre, y a la genética no se le pueden hacer oídos sordos (tic tac, tic tac), imposible es quitarme estas ojeras también, no hay Touch Éclat que las tape. A ella la operaron el año pasado del oído, porque el tapón se le convirtió en algo operable, escatimaré lo detalles. Y fue después de eso cuando le sobrevinieron los superpoderes extraordinarios en forma de audición extrema. Cómo cualquier ser extrasensorial, que no controla su don, a punto estuvo de perder la cordura a causa de un ‘ruido’ que no la dejaba vivir. En su propia casa. Uno indetectable, sólo detectado por nuestra heroína y por los delfines del Aquarium de Valencia. 
Mi padre sacó los cojones suficientes, esos que uno saca cuando la situación está a punto de sobrepasarle a uno, después de haber tenido a mi santa madre dando vueltas por la casa de madrugada, buscando ‘la fuente de su desequilibrio’, durante 3 días, y llamó a Membribes a modo de ‘All in’. Membribes, como buen vendedor y arreglador de electrodomésticos, desactivó un zumbido que salía del horno, con la esperanza de haber encontrado el problema, y no tener que volver a esa casa de locos. Membribes se conforma con explicar, pacientemente, las instrucciones de los móviles, los reproductores de cosas digitales y demás aparatos con circuitos que Membribes vende a mi padre. Si Membribes hubiera sabido esto en los 80, cuando les vendió el primer radicassette a mis padres, hubiera cerrao el chiringuito y se hubiera ido a vivir a las cuevas de Canalobre, estoy segura. Todo cierto, todo verídico.

Mi madre volvió a dormir, pero nadie más volvió a pensar en mi casa. Porque mi madre oía los pensamientos, las respiraciones, y todo lo que acontecía a 20 m a la redonda. Sufrimiento en las montañas.
Pero Dios aprieta, aunque no ahoga, e igual que vino, el superpoder se fue. No voy a entrar a examinar las causas, que podría, pero lo cierto es que se fue. Y ahora lloras. Pues lo que te digo, un día tienes algo, y al siguiente ya no, y entonces lloras.
¿Cuánto tiempo crees que me queda de disfrutar la autosanación? ¿ Hasta cuándo tiene uno para poder contar con un Membribes de turno? ¿Sabes si alguien está tramando chapar Porker Stars? ¿Cambiará alguna vez el hecho de levantarte con sueño por la mañana? Y si quiero seguir levantándome por las mañanas, aunque sea con un sueño de la hostia, aunque sea sin superpoderes, eso no tendría por qué cambiar, ¿no?, ¿o qué?,¡Y si yo quiero!

Yo hoy diría, por este orden : indeterminado, hasta que a Membribes se le hinchen los cojones, seguro, mira lo que pasó con MegaUpload, de un día pa otro, indeterminado, pero no cuentes con eso a corto plazo, y, yo creo que sí, todo cambia algún día, pero no se, no me hagas mucho caso, porque yo hoy estoy nihilista, como cada domingo.

A.S.P.